InicioMujeresGrandes mujeres músicos en la Viena del siglo XVIII

Grandes mujeres músicos en la Viena del siglo XVIII

En general, cuando nos acercamos a la historia de la música, se nos muestra un mundo de hombres, donde las mujeres que lograron hacerse un hueco son raras anomalías. A lo largo de los siglos, las mujeres han tenido que luchar por abrirse paso en la mayoría de los puestos de la sociedad, y la música no va a ser menos.

La historia ha sido doblemente injusta con la mayoría de estas mujeres. Además de tener que luchar contra los convencionalismos de la época en la que les tocó vivir para poder vivir de un oficio al que no se les permitía el acceso, a muchas les fue usurpado el puesto que merecían en la historia por las generaciones que le siguieron. Por suerte, en la segunda mitad del siglo XIX, se comenzó a recuperar la figura y las composiciones de estas mujeres. Labor que continuó con más fuerza durante el siglo XX y la actualidad.

La Viena de Mozart y Haydn

Todos reconocemos la Viena del siglo XVIII como uno de los epicentros de la historia de la música. La Viena de Mozart, Haydn y Salieri a la que, hacia final de siglo, se sumaría Beethoven.

En la historia de la música, a menudo, se nos muestra esta época como un mundo gobernado por hombres, en la que la presencia de la mujer era escasa y sin apenas incidencia. Sin embargo, la realidad es otra. En esa época, en Viena, vivieron una serie de mujeres cantantes, pianistas y compositoras que además de triunfar en su profesión, abrieron el camino a otras mujeres que llegaron después. La más influyente de todas sería Marianna Martines.

Marianna Martines

Marianna Martines fue, probablemente, la figura musical femenina más importante de su tiempo, tanto por la calidad de sus obras como por su influencia en la sociedad de su tiempo. No solo fue una de las compositoras más destacadas de su tiempo, sino que se convirtió en el epicentro de la próspera escena musical vienesa de su época.

Hija de militar, desde pequeña mostró grandes dotes para la música y tuvo acceso a la élite artística de la época. El poeta italiano Metastasio, amigo de la familia, se hizo cargo de su educación. Así adquirió una cultura impresionante, hablaba con fluidez alemán, italiano, francés e inglés y triunfó como cantante, clavecinista y compositora.

Pronto se mudó a un edificio de apartamentos en el centro de Viena. Su vecino del ático era un joven compositor llamado Joseph Haydn. Haydn le dio clases de teclado a Marianna Martines y la acompañó al clavicémbalo en sus interpretaciones como cantante. A cambio, Marianna presentaría al joven músico a las conexiones que necesitaba para hacer florecer su carrera.

La emperatriz María Teresa, la mayor mecenas de la época, quedó cautivada por las composiciones de Martines. Esta actuaría muchas veces para ella y llegó a dedicarle varias obras.

Se hizo tremendamente famosa en Viena, dirigiendo conciertos en los mejores salones de la ciudad. La fama de sus obras traspasó fronteras y llegó a ser conocida por toda Europa.

A la muerte del poeta Metastasio, recibió una gran herencia que le permitiría dedicarse plenamente a la música sin depender de un cónyuge. En una época en la que las grandes figuras de la música tenían que trabajar para la corte o para la iglesia, ella disfrutaba de una independencia absoluta en su trabajo.

De esta manera pudo dedicarse toda su vida a su pasión y triunfó como cantante, clavecinista, compositora, directora de orquesta y organizadora de eventos. Además, fundó una escuela de música que capacitaría a muchas mujeres para ser vocalistas de primer nivel.

Otras grandes figuras musicales femeninas de la época

Entre todas las mujeres que destacaron en la música vienesa de la época, podemos destacar algunos nombres, siendo el más importante Marianna Martines, de quien acabamos de hablar. Otras mujeres importantes fueron:

Maria Theresia von Paradis

Cantante, pianista y compositora. Perdió la visión cuando era niña, pero eso no le impidió destacar como intérprete, ni para crear una producción musical digna de destacar.

Su mayor contribución está en el campo de la educación. Creó su propia escuela de música, donde impartió clases de canto, piano y teoría musical a muchachas jóvenes. También abrió una escuela para ciegos y desarrolló un programa de estudio para invidentes, basándose en su propia experiencia.

Nanette Streicher

Ya le dedicamos una entrada entera a esta gran mujer, que puedes consultar aquí. Además de niña prodigio del piano, logró dirigir la mejor fábrica de pianos del momento y encabezó multitud de iniciativas culturales en la ciudad de Viena.

Marianna von Auenbrugger

Pianista y compositora, destacó especialmente como intérprete. Fue alumna de Salieri y de Haydn. Haydn le dedicaría un ciclo de 6 sonatas a ella y a su hermana.

Marie Bigot

Nació en Colmar (Francia), pero pronto se mudó a Viena. Fue cantante y pianista, donde destacaba por su facilidad para la lectura a primera vista. Fue amiga de Salieri y de Beethoven y la primera en interpretar su sonata Appasionata, cuando Beethoven le enseñó el manuscrito.

Se mudó a París donde se dedicó a la enseñanza y a dar a conocer la obra de Beethoven. Su casa se convirtió en uno de los centros de la vida parisina de la época.

Josepha Auernhammer

Destacó como pianista, a menudo en interpretaciones a cuatro manos junto con Mozart, de quien había sido alumna (una de sus alumnas preferidas). El Concierto para dos pianos en mi bemol mayor (K 365), así como la Sonata para dos pianos (K 448) fueron compuestos por Mozart para él y Josepha, ya que disfrutaba mucho tocando con ella.

Su habilidad como intérprete, sumado a sus colaboraciones con Mozart, hizo que fuera considerada una de las mejores artistas de Viena.

Barbara Ployer

Alumna de piano y composición de Mozart, fue otra de sus alumnas preferidas. Se conservan pocos datos sobre esta mujer, pero se sabe que Mozart compuso los Conciertos para piano Nº14 y Nº17 para que ella los tocase. Debido a la calidad y la dificultad de estas obras, se supone que era una gran intérprete.

Las hermanas Weber

Ya contamos en su día las historias de amores y desamores de Mozart con dos de las cuatro hermanas Weber. Más allá de eso, las 4 fueron excelentes cantantes de ópera que triunfaron en su carrera en la Viena de la época.

Agus Rodríguez
Creador de contenidos online y experto en marketing digital y RRSS. Cofundador de Maldito Piano. Amante del deporte y la buena comida. La música me ayuda a viajar cuando mi presupuesto no me lo permite.

Dejar respuesta

Deja tu mensaje
Por favor, escribe tu nombre

- Advertisment -

ENTRADAS POPULARES