InicioMujeresÉlisabeth Jacquet de La Guerre, la clavecinista de Versalles

Élisabeth Jacquet de La Guerre, la clavecinista de Versalles

Nacida en París en 1665, Élisabeth Jacquet de La Guerre fue una de las intérpretes de clavecín más importantes de su época.

Élisabeth nació en el seno de una familia de intérpretes, profesores y constructores de clave. Su padre, Claude Jacquet, era organista de la iglesia parisina de Ile-Saint Louis. Su madre, Anne de la Touche, era una reconocida clavecinista. Sus 3 hermanos también llegarían a ser músicos reputados.

Con estas raíces, es normal que empezase con la interpretación de instrumentos de tecla a edad muy temprana. Con solo 5 años ya se le tenía por una niña prodigio y fue presentada en la corte rey Luis XIV, el famoso «Rey Sol». Recordemos que la corte de Luis XIV es donde triunfó Lully, una corte que valoraba especialmente la música. Élisabeth Jacquet de La Guerre se trasladó a Versalles en su adolescencia, para formar parte de la corte de Luis XIV, gracias a la influencia de Mademe de Montespan, amante del monarca.

Permaneció en la corte del Rey Sol hasta que, con 19 años, se casó con el organista Marin de La Guerre. Esto le permitió continuar con su labor como clavecinista, compositora y profesora de clave. Era tal su habilidad, que músicos y amantes de la música de toda Europa, viajaban a París para escucharla. Con solo 26 años, fue incluida en el famoso Parnaso de Titon du Tillet, justo debajo de Lully.

En 1687 publica un libro de piezas para clavecín que incluye algunas de sus obras más célebres: Premier livre de pièces de clavessin. En él muestra un estilo compositivo a caballo entre lo italiano y lo francés, muy parecido al de su contemporáneo Couperin.

A pesar de que dejó de componer durante un largo periodo de su vida, debido a la muerte de su marido, su legado compositivo es bastante extenso. En 1707 publicó su segundo libro de clavecín, más tarde compuso dos libros de temáticas de temática bíblica y otro más de temática mitológica. También compuso el ballet Les Jeux à la honneur de la victoire (cuya partitura está perdida) y la ópera Céphale et Procris. Con esta última, se convirtió en la primera mujer en componer una ópera en Francia.

Murió el 27 de junio de 1729. Gracias a su testamento, sabemos que antes de morir habría compuesto dos óperas más. Con ella se fue una de las clavecinistas y compositoras más prolíficas de la época y una avanzada a su tiempo que abriría el camino a otras mujeres.

Agus Rodríguez
Creador de contenidos online y experto en marketing digital y RRSS. Cofundador de Maldito Piano. Amante del deporte y la buena comida. La música me ayuda a viajar cuando mi presupuesto no me lo permite.

Dejar respuesta

Deja tu mensaje
Por favor, escribe tu nombre

- Advertisment -

ENTRADAS POPULARES