Inicio Historias de la música La boda casi secreta de Mozart.

La boda casi secreta de Mozart.

1782 fue un buen año para Mozart. Conciertos, clases, composiciones… Su año en Viena fue mejor de lo que pudo haberse imaginado, no solo en lo laboral, también en el plano amoroso. Sin embargo, su relación con la que sería su mujer, tenía un firme detractor, su padre. Mozart no estaba dispuesto a obedecer a su padre, aunque tampoco a enfrentarlo, así que hizo lo que mejor se le daba (después de la música): montar un buen lío.

La amada de Mozart pertenecía a la familia de los Weber, familia enfrentada a los Mozart por enemistades y consideraciones personales. El padre de Mozart se oponía a cualquier relación de su hijo con los Weber, pero este a falta de un disgusto, le dio dos.

Primero mantuvo un idilio amoroso con Aloysa (una de las hijas de Cäcilia y Fridolin, y prima del famoso Carl Maria von Weber), relación que no prosperó. Dos años después mantendría una relación con la hermana de Aloysa, Constanza Weber. Esta relación si que cuajó, tanto que joven pareja estaba dispuesta a casarse. Mozart conocía la oposición de su padre a cualquier relación con las hijas de los Weber, así que trató de ocultarle su inminente matrimonio con Constanza.

Como cabía de esperar, su padre se enteró y le escribió una carta a su hijo, desaprobando la boda. En su respuesta tratando de convencerle y disculpándose por el ocultamiento, el propio Mozart describía así a las hermanas: «Pero, ¿cuál es e objeto de mi amor? No se alarme, se lo ruego. ¿No será una Weber? Sí, una Weber, pero ni Josepha ni Sophie, sino Constanza, la segunda. En ninguna familia he visto tal diversidad de caracteres. La mayor es haragana, torpe y falsa. La langin (Aloysa, con la que mantuviera el anterior romance) es falsa, carece de principios y es coqueta. La menor es demasiado joven para ser algo, es una criatura buena pero atolondrada. Dios quiera preservarla de las seducciones. En cambio la segunda, mi buena y querida Constanza, es una mártir y quizá por eso la de mejor corazón, la más hábil, en suma, la mejor«. (Carta a su padre, Viena, 15 de diciembre de 1781). Esta carta la terminaba con una súplica: «Le ruego que me haga feliz con su consentimiento, se lo ruego. Estoy seguro de que todavía ha de amar a mi querida Constanza«.

Así, el 4 de agosto de 1782, Mozart y Constanza se casaban en Viena, con el padre todavía enfadado. Como no podría ser de otra manera, Mozart compuso la música de su boda. Como sabía que los ánimos en la boda estarían caldeados, con la presencia de las dos familias enfrentadas, Mozart compuso la música de la ceremonia en modo menor (Misa en do menor). Generalmente, la música de ceremonia es en modo mayor por relacionarse con estados de humor más alegres y activos; Mozart eligió el modo menor en un intento de transmitir calma y recogimiento a los asistentes.

Durante su vida matrimonial, Mozart y su amada Constanza tuvieron seis hijos de los que solo sobrevivieron dos: Karl Thomas y Franz Xaver Wolfgang.

Cris Rodriguez
Pianista profesional y profesora de conservatorio. Cofundadora de Maldito Piano. Cuando mi trabajo me dá tregua, me escapo a tocar por el mundo adelante para participar en proyectos alucinantes como el Jordan Rudess KeyFest o Rockin'1000. No sé vivir sin música,así que el tiempo que me queda se lo dedico a estos tutoriales.

Dejar respuesta

Deja tu mensaje
Por favor, escribe tu nombre

- Advertisment -

ENTRADAS POPULARES