Inicio Historias de la música La Pasión según San Juan de Bach y su ofensa al pueblo...

La Pasión según San Juan de Bach y su ofensa al pueblo judío.

J. S. Bach siempre ha sido considerado el gran pilar de la música clásica. Pero una vez más, nos toca diferenciar la figura de músico de la de su persona, ya que si leemos con detenimiento las diferentes biografías y documentos existentes, podemos comprobar que era un tanto provocador. Pero… ¿Cómo puede seguir provocando Bach 271 años después de su muerte?

Todo tiene que ver con la corriente revisionista de los últimos tiempos que trata de juzgar lo escrito en el pasado desde la perspectiva actual, buscando la ofensa ante cualquier cosa. Corriente que entiende que la ofensa puede aparecer en cualquier momento que alguien se sienta ofendido, aunque no haya intencionalidad alguna por parte del supuesto ofensor.

La clave de esta cuestión está en una de sus más conocidas composiciones: La Pasión según San Juan. Se trata de una obra escrita por Bach en 1724 para voces solistas, coro y orquesta. Se basa en los capítulos 18 y 19 del Evangelio de San Juan, aunque se añadieron textos de la traducción que hizo Lutero de la Biblia y de su Pasión según San Mateo.

El texto narra lo que se conoce como La Pasión de Jesús, es decir, desde el momento en que Jesús es traicionado por Judas, hasta que es crucificado. Bach en esta obra narra los mismos hechos que se narran en la Biblia y en cientos de libros, películas y documentales basados en La Pasión. Es cierto que en el texto, Bach muestra a Pilatos con cierta tendencia a perdonar a Jesús y a los sacerdotes judíos presionando para que lo crucifiquen. Esto sumado a que Lutero ya tenía fama de ser antisemita por sus tres tratados, ayudó a que en el siglo XX algunos grupos sociales metieran a Bach y a su pasión en el mismo saco de Lutero.

Aunque la polémica venía de antes, las muestras de odio hacia se hicieron más visibles en 1995, cuando en Estados Unidos, concretamente en Filadelfia, estallaron protestas después de que varios miembros de un coro se negaran a cantar la pasión de Bach. El motivo es que veían La Pasión de San Juan como una obra antisemita, que fomentaba el odio a los judíos. Entre sus argumentos, se encuentra que en el texto se dice varias veces que los enemigos de Jesús son los judíos, y que la palabra los judíos se repite 70 veces en en los 110 minutos que dura la composición.

En el año 2000, durante el 250 aniversario de la muerte de J. S. Bach, se repitieron las protestas públicas estadounidenses, al incluírse La Pasión según San Juan, en el festival Bach de Oregon. Un rabino boicoteó el evento, se realizaron manifestaciones, y miembros del comité de planificación del festival renunciaron a su puesto.

Lo más triste de todo esto es que nada tiene que ver con la música, ni siquiera con la religión. Probablemente esto no sea más que política. Es sabido que existe un poderoso lobby sionista en EEUU que siempre busca cualquier excusa para victimizar al pueblo judío. Victimismo que utilizan para justificar la vulneración constante de derechos humanos del estado de Israel con el pueblo palestino. Lo más triste es que este tipo de políticas no representan más que a una pequeña minoría de los judíos, pero puede llegar a generar posturas en contra de todos ellos, convirtiéndolos en víctimas de ataques antisemitas. Y, así, la rueda sigue girando, sin que seamos capaces de aprender de nuestros errores, ni de crear una sociedad en la que seamos capaces de convivir las personas con diferentes creencias.

Si el texto es ofensivo o no, puedes juzgarlo tu mismo, leyendo la traducción de la obra aquí.

Cris Rodriguez
Pianista profesional y profesora de conservatorio. Cofundadora de Maldito Piano. Cuando mi trabajo me dá tregua, me escapo a tocar por el mundo adelante para participar en proyectos alucinantes como el Jordan Rudess KeyFest o Rockin'1000. No sé vivir sin música,así que el tiempo que me queda se lo dedico a estos tutoriales.

Dejar respuesta

Deja tu mensaje
Por favor, escribe tu nombre

- Advertisment -

ENTRADAS POPULARES