Partituras de piano más antiguas del mundo

Las partituras de piano más antiguas del mundo

Las personas tenemos una curiosa manera de ver la historia. Conocemos las épocas del pasado y conocemos el orden de los acontecimientos pero, muchas veces, no somos conscientes de lo qué suponen esas fechas que solemos manejar. Un ejemplo de esto es lo que ocurre con el antiguo Egipto. Se tiende a englobar la Gran Pirámide de Guiza con Cleopatra. Sin embargo, atendiendo a las fechas, Cleopatra vivió más cerca de nuestros días (nació en el 69 antes de Cristo) que de la creación de la gran Pirámide (2570 a.C).

En la música nos pasa lo mismo. Conocemos las distintas épocas y estilos, podemos contextualizar a cada autor en su época y, aún así, muchas veces no somos conscientes de ciertas licencias que se toman de manera general. Por ejemplo, muchas veces tocamos al piano piezas que no se han compuesto para tal efecto.

Por supuesto, esto no es ningún error. El piano es un invento relativamente moderno dentro del mundo de la música y no tenemos por qué renunciar a toda la música anterior a él. Simplemente, resulta curioso pensar que, por ejemplo, el Concierto para 4 pianos de Bach realmente no fue compuesto para piano, sino para 4 claves.

Teniendo esto en cuenta, llega la pregunta: ¿Cuál fue la primera partitura de la historia escrita específicamente para piano?

La partitura de piano más antigua del mundo

Escritas poco después de la invención del piano, « 12 piezas in Sonate da cimbalo di piano e forte « de Lodovico Giustini , son las primeras partituras escritas específicamente para piano de las que tenemos constancia.

12 piezas in Sonate da cimbalo di piano e forte
01AHGF5J; Lodovico Giustini di Pistoia, ‘Sonata 1’ / Suonata I

Su autor, Lodovico Giustini, era un compositor y organista italiano descendiente de una larga familia de músicos.

Esta obra fue compuesta en 1732. El piano había sido inventado 32 años antes y aún había muy pocos pianos en Europa. Lodovico Giustini dedicó «12 piezas in Sonate da cimbalo di piano e forte « a Dom António de Bragança, hermano del rey João V de Portugal. La corte portuguesa fue una de las más entusiastas a la hora de aceptar el piano como nuevo instrumento.

El piano, como nuevo instrumento, ofrecía nuevas posibilidades como un rango dinámico más amplio. Estas 12 piezas exploran las nuevas capacidades, estableciendo claras marcas entre Forte y Piano.

¿Te gustaría saber cómo sonaban estas partituras? Aquí tienes la interpretación de una de estas piezas.

Valora este post

Deja tu comentario