Entrevista a Rubén Russo

Hoy charlamos con Rubén Ángel Russo

Rubén Ángel Russo es una de las mayores promesas del piano en España. Con sus 21 años de edad ya suma numerosas Matrículas de Honor en sus estudios de piano, así como una larga lista de prestigiosos premios.

Primer premio del concurso Yamaha-Hazen, Primer premio del concurso nacional de jóvenes intérpretes de Toledo, primer premio en el concurso internacional Pequeños Grandes Pianistas, primer premio de la Piano Competition María Herrero, Premio Ramón Llull, Premio al mejor intérprete de Chopin, Juventudes Musicales… y muchísimos más. Podemos aseguraros de que es una laaaarga lista que podéis ojear en su página web

Entre tanto estudio, concierto y premio, ha podido sacar unos minutos para respondernos a unas preguntas.

¿Podrías decirnos cuál de todos los premios que has obtenido es más especial para ti y por qué?

Me resulta  muy complicado resaltar un premio sobre otro, ya que cada uno ha ocupado un lugar especial y necesario en mi experiencia y  mi memoria. Sí puedo concretar  que  recuerdo con mayor viveza y cariño  las actuaciones ofrecidas en estos, el premio acaba siendo algo secundario ya que es un reconocimiento que viene en función del gusto de quien juzga y las circunstancias del momento.  En realidad  aprovechas mucho más el conocer  tu reacción personal en una  situación normalmente incómoda y atípica, ya que habitualmente te  juzgan personalidades de tu instrumento y eso impone.

Sabemos que entre tu CV no solo figuran premios, también participaciones en muchísimos festivales y recitales de piano, llegando a tocar incluso con reconocidas orquestas sinfónicas. ¿Algún recuerdo especial de estas actuaciones o alguna que resaltarías especialmente?

En esta pregunta encuentro la misma dificultad que con la anterior, ya que cada actuación es importante para un músico enfocado a la interpretación. El músico se hace y se forma en el escenario, por lo que cada lección, satisfactoria o no, sirven para su formación.  Haciendo un ejercicio de recopilación, encuentro que las actuaciones más afianzadas a mi memoria son las “primeras veces”, por definirlas de algún modo. La primera vez que actúas en un auditorio, la primera vez que tocas con orquesta, la primera vez que tocas en un grupo de cámara, etc.

Como pianistas, sabemos que no se trata solo de talento innato y que detrás de toda esa fantástica carrera hay muchísimo esfuerzo. Dentro de este esfuerzo, muchas veces los profesores juegan un papel relevante y tú has pasado ya por las aulas de diferentes personalidades del piano, tanto como alumno de larga duración como participando en clases magistrales. ¿Hay alguno que haya marcado especialmente tu forma de interpretar o ver la música?

En cuanto a mi formación artística desde mis inicios, la personalidad que más me ha marcado es mi padre. Es también músico, en su caso dedicado a la guitarra clásica. Él me ha enseñado bien directamente o indirectamente con su ejemplo el oficio de músico. En cuanto al oficio del piano uno de los que más me han marcado para bien es el maestro Iván Cítera, una de las personalidades más relevantes del piano que aúna la complicada combinación de excelente pianista y buen pedagogo. Y por último el maestro Josep María Colom, una de las personalidades más relevantes del panorama nacional.  Un gran pianista y mejor músico. Para plasmar la importancia y el valor del maestro afirmo que no he conocido a nadie que pueda decir nada negativo  de su saber hacer, tanto a nivel interpretativo como pedagógico.  Actualmente sigo sus consejos y espero continuar así muchos años.

¿Podrías decirnos cómo ha sido tu experiencia con la beca Jóvenes Promesas y los correspondientes estudios superiores en el Liceo de Barcelona? Los dirige nada más y nada menos que el Maestro Josep María Colom…

La experiencia de la beca ha sido evidentemente satisfactoria, es digno de elogio que fundaciones como la fundación Ferret Salat presten esta ayuda a los estudiantes. En mi caso me ha servido para poder cursar todo el grado superior en un centro como el conservatori del Liceu, en el enclave de una ciudad abierta a Europa y con basta tradición musical como es Barcelona.

Actualmente también colaboras en una serie de actividades musicales en Madrid, ¿nos hablas un poco de estas actividades?

A través de la Escuela de Música Pinzón obtengo experiencia como profesor invitado, dando algunas clases a alumnos destacados del centro, acompaño al coro de voces blancas, etc.

En Maldito Piano siempre hacemos una pregunta común a todos los que nos permitís entrevistaros. Y es a cerca de la “moda” de tocar gratis o tocar por “autopromoción” y que se está extendiendo incluso al mundo de las orquestas sinfónicas, especialmente de la mano de una que es bastante televisiva. ¿Cuál es tu opinión al respecto?

Es un tema controvertido como no cabe duda ya que enfrenta dos opiniones, la del programador y la del artista:
En cuanto al programador se suele dar la circunstancia de que el planteamiento es desde un punto de vista empresarial. Esto entra en conflicto inmediato con el músico y el arte en sí que escapa a cualquier pensamiento utilitarista de este,  provocando un conflicto desde el punto de partida.
Y luego está el punto de vista del artista. Cuando uno es un joven intérprete ya se esté iniciando en el arte de dar conciertos o este experimentado en él, tiene que ser consciente del lugar que ocupa y mantener al margen el ego pero tener amor propio. Que quiero decir con esto, no es aconsejable exigir cantidades  exorbitadas o inalcanzables para según qué lugares, tampoco es aconsejable trabajar gratis ya que las personas tenemos la fea costumbre de comer todos los días y mediante ese planteamiento le será difícil.

Por lo tanto  opino que lo mejor es obrar con el ejemplo y ser consciente del ambiente en el que cada uno se mueve, para poder adecuar las circunstancias lo mejor posible para las dos partes interesadas, el programador o institución y el artista a contratar.

Consideras que hay algún estilo musical mejor que otro? Crees que es necesario tener una buena base técnica para tocar cualquier estilo musical, ya sea jazz, rock, clásico….

Opino que no hay ningún estilo musical mejor que otro, lo que hay son diferentes gustos o juicios. En el arte el tiempo actúa como juez y verdugo, y el verdadero arte, independientemente de su contexto, perdura.

En cuanto a la pregunta de la base técnica, un buen dominio del instrumento te permite plasmar tu conocimiento de cualquier saber hacer musical, pero no  permite adquirir ese conocimiento.

Finalmente nos despedimos de ti agradecidísimos por habernos concedido este rato musical. Deseamos verte pronto en concierto y te deseamos que tu carrera pianística continúe igual de bien.

El agradecido soy yo, les deseo lo mejor para ésta iniciativa de difundir al Piano y sus intérpretes.  Gracias y hasta siempre.

Valora este post

Deja tu comentario