Inicio Actualidad Problemas del invierno: el frío y los pianistas.

Problemas del invierno: el frío y los pianistas.

En la mayoría de los países invierno significa frío, algo que tiene una serie de complicaciones para los músicos, ya sean de instrumentos de viento, cuerda o percusión. Algunos de los efectos más evidentes que ocasionan las bajas temperaturas son sequedad y dolor de garganta (ideal para cantantes), dolor en las articulaciones (nos afecta a todos), cambios en el estado de ánimo y de motivación…

Hoy nos vamos a centrar en aquellos efectos que afectan directamente a los pianistas.

Músculo frío significa músculo tenso.

El frío causa tensión y rigidez en los músculos y esa es la razón por la que nos sentimos agarrotados o que los dedos no se mueven ágiles cuando tratamos de tocar si tenemos las manos frías. Cuando exponemos nuestras manos a un ambiente realmente frío, se originan cambios en la piel e incidencias vasculares que pueden ocasionar una mayor sensibilidad en la zona y notarla más dolorida de lo habitual.

Por eso, si vas a estar expuesto al frío, asegúrate de utilizar ropa de abrigo, incluyendo unos buenos guantes o mitones. También existen una serie de calentadores de manos que funcionan de maravilla, tanto en forma de parche como en formato electrónico.

Intenta que tu casa o el lugar donde estudias esté aclimatado, ya que si tu lugar de ensayo está helado, no podrás tocar en buenas condiciones. A continuación realiza un calentamiento muscular adecuado para pianistas. No empieces a tocar sin calentar o podrías lesionarte (con los músculos fríos o agarrotados el riesgo de lesión es mayor). Puedes comenzar por ejercicios fuera del piano y luego realizar ejercicios estáticos en el piano seguidos de algunas escalas y arpegios. Tras esto, podrás enfrentarte a tu rutina de estudio de repertorio sin sufrir daños. Finalmente, recuerda estirar también después de practicar. Estamos en la época del año donde más importancia adquieren los estiramientos y calentamientos.

También es muy recomendable que hidrates bien tus manos durante el invierno. Es frecuente que con el frío la piel se seque más de lo habitual y necesitamos tener nuestras manos cuidadas e hidratadas. Una crema específica de manos será tu mejor aliada durante el invierno. Las hay con precios y aromas para todos los gustos y bolsillos, desde las más simples y económicas, a otras más elaboradas, antiinflamatorias para aliviar el dolor o la hinchazón además de hidratar.

Muévete y cuida tu alimentación.

La contracción muscular causada por el frío que mencionábamos, hace que el organismo tenga que aumentar la temperatura corporal para que los músculos se mantengan en perfecto estado y así prevenir posibles lesiones. Este aumento de la temperatura corporal provoca un aumento del consumo de energía. Por eso debemos cuidar la dieta y su aporte energético.

Con la llegada del frío a mucha gente le apetece pegarse al sofá con una manta y a menudo, descuidar la alimentación, abusando de las grasas, los hidratos, los azúcares y lo procesado. Esto es un error ya que si descuidas tu alimentación y tu condición física, tu energía y tus defensas lo notarán.

Mantener una rutina de ejercicios físicos es necesaria para cualquier músico, haya o no frío. Puedes ver en profundidad los motivos en este detallado artículo.

Mantente animado y no invernes

Cuando tenemos que soportar muchos días seguidos de lluvia y frío, nuestro ánimo puede volverse tan oscuro como el tiempo. Mucha gente, ante el mal tiempo, se desanima y tiende a cambiar su actividad habitual por sofá y la manta.

Hemos de tener cuidado porque esta tendencia es viciosa, y cuanto menos hacemos, menos querremos hacer.

Es importante mentalizarse de que el invierno es solo un ciclo, que viene todos los años y acaba marchándose. Ante esto, lo mejor es mantener nuestra rutina como músico desde el primer momento y no llegar a plantearnos si nos apetece o no tocar.

Para aquellos a los que le afecte especialmente el invierno en los ánimos, es recomendable que añadan a su rutina prácticas que lo animen. Interpretar temas que te diviertan o tocar con otras personas con afán de divertirse, pueden ser muy buenas opciones.

Cuidado con los achaques del frío

El frío y la humedad del invierno suelen traer consecuencias para todo el mundo en las que podemos caer tarde o temprano: gripes, catarros, dolores musculares, etc.

Como es obvio, estos problemas afectan en mayor o menos medida a los músicos en función de lo que toquen. A un cantante le afectará mucho un dolor de garganta para desarrollar su actividad, mientras que a un pianista no le afectará tanto.

Los pianistas hemos de tener especial cuidado con nuestra espalda en esta época. Es importante mantenerla bien abrigada, tanto mientras tocamos como a lo largo del día, para evitar lumbagos u otros dolores musculares.

A partir de cierta edad, también puede aparecer el reuma y afectarnos en nuestra espalda y articulaciones. En esos casos es importante que estemos en lugares lo más seco posibles. Un buen deshumidificador puede ser nuestro mejor amigo en estos casos.

Cris Rodriguez
Pianista profesional y profesora de conservatorio. Cofundadora de Maldito Piano. Cuando mi trabajo me dá tregua, me escapo a tocar por el mundo adelante para participar en proyectos alucinantes como el Jordan Rudess KeyFest o Rockin'1000. No sé vivir sin música,así que el tiempo que me queda se lo dedico a estos tutoriales.

Dejar respuesta

Deja tu mensaje
Por favor, escribe tu nombre

- Advertisment -

ENTRADAS POPULARES