InicioHistorias de la música¿Y si Bach no fuera Bach? Breve historia de su retrato.

¿Y si Bach no fuera Bach? Breve historia de su retrato.

Los retratos son la única manera que tenemos de conocer el rostro de aquellos personajes históricos anteriores a la invención de la fotografía. Gracias a pintores como Goya, Rubens o Velázquez, podemos ponerle cara a reyes, nobles y artistas de la época.

Existen personajes ilustres de los que se hicieron diferentes retratos, por lo que no hay duda de como era su rostro en realidad. Puede que unos pintores sean más realistas que otros, o se tomen más libertades artísticas, pero podemos tener una visión en conjunto de cómo eran físicamente. Sin embargo, con otras personas es más difícil acercarnos a la realidad, tal es el caso de J. S. Bach.

¿Cómo puede ser esto? No hay más que hacer una sencilla búsqueda en Internet para encontrarnos con diferentes retratos de Bach. El problema es que solo hay un retrato de Bach que se hiciera mientras este estaba vivo. El resto de retratos del genial músico se han hecho en distintas épocas, a partir de este primer retrato.

Retrato de Bach

Aún así, contamos con un retrato de Bach en vida, hecho por un pintor que gozó de mucho prestigio en su época. ¿Por qué íbamos a desconfiar de la habilidad del pintor a la hora de captar su rostro?

Efectivamente, este retrato fue pintado por el pintor alemán Elias Gottlob Haussmann, que sirvió como pintor de la corte en Dresde y como retratista oficial en Leipzig. De él dicen los expertos que, en sus primeros retratos muestran una composición individual, una ejecución técnica cuidadosa, un alto nivel de detalle y expresiones emocionales realistas.

¿Entonces donde está el problema?. El problema vino con la «democratización» de los retratos. A medida que la burguesía fue ganando poder, cada vez le llegaban más encargos de personalidades de la política, el poder judicial, la administración, etc…

No sabemos si era una cuestión de dinero o de que consideraba que se ha de poner más empeño en el retrato de un rey que el de una persona normal. El caso es que los expertos saben que, poco a poco, sus pinturas fueron cogiendo características de las imágenes en serie. La mayoría de los retratos tienen las mismas medidas, sus personajes aparecen agarrando objetos en la misma actitud, con ropas en los mismos colores, etc.

Estas características de «fábrica de imágenes» se hacen especialmente patentes en los que pintó a partir de 1760. El retrato de Bach data de 1746, un poco a caballo entre esta época y sus primeros retratos en la época de 1720.

No somos expertos en arte, ni mucho menos. Pero viendo otros cuadros del autor, si que podemos ver cierto parecido con el retrato de Bach. Sea más o menos realista, lo cierto es que esa es la cara que a Bach le ha quedado para la historia.

Si quieres saber más curiosidades de la historia de la música y de los pianistas, te recomendamos que te hagas con libros como Historias de la historia de la música, o Historias insólitas de la música.

Cris Rodriguez
Pianista profesional y profesora de conservatorio. Cofundadora de Maldito Piano. Cuando mi trabajo me dá tregua, me escapo a tocar por el mundo adelante para participar en proyectos alucinantes como el Jordan Rudess KeyFest o Rockin'1000. No sé vivir sin música,así que el tiempo que me queda se lo dedico a estos tutoriales.

Dejar respuesta

Deja tu mensaje
Por favor, escribe tu nombre

- Advertisment -

ENTRADAS POPULARES