InicioHistorias de la músicaHaydn, el compositor que fue enterrado sin cabeza y ahora tiene 2...

Haydn, el compositor que fue enterrado sin cabeza y ahora tiene 2 en su tumba.

¿Cómo pudo ser que Joshep Haydn, uno de los compositores más populares de su época, fuese enterrado sin cabeza? Y, lo que es más raro, ¿Cómo puede ser que ahora haya dos cabezas en su tumba? La historia de la cabeza de Haydn es tan extraña, que supera cualquier ficción.

El robo de la cabeza de Haydn

Joseph Hayden, era la estrella más brillante de la música en su época, desde su Austria natal, hasta Londres. Su muerte, en 1809, supuso una gran conmoción pública. Sin embargo, Austria estaba en guerra contra Napoleón y no había tiempo para enterrarlo con mucha pompa. Por ese motivo, fue enterrado rápidamente, en un cementerio de las afueras de Viena.

Sin embargo, había dos hombres prominentes que estaban pendientes del entierro de Haydn:  Joseph Carl Rosenbaum y Johann Nepomuk Peter. Estos pagaron al sepulturero para que decapitase el cuerpo del compositor y les entregara su cabeza. Eran días calurosos y el cuerpo ya estaba empezando a descomponerse, pero el sepulturero hizo su trabajo y entregó la cabeza.

Rosenbaum y Peter no eran dos ladrones de poca monta, eran expertos en frenología, toda una ciencia de la época. Ambos quería examinar el cráneo de Haydn para localizar el origen de su «genio musical» (según ellos, lo encontraron) y también para exhibirlo.

El cráneo de Haydn entró a formar parte de la colección de Peter, quien lo lucía con orgullo en todas sus fiestas. Pero, por algún motivo, pasados unos 10 años, se lo donó a su amigo Rosenbaum.

El caso es que Haydn fue, durante gran parte de su vida, músico de la corte de la familia familia Esterházy de Hungría. A su muerte, el príncipe Nikolaus Esterhazy II prometió que le daría una sepultura acorde a su posición cuando la situación se lo permitiese. En 1820 el príncipe recordó su promesa y ordenó exhumar al compositor para meterlo en una tumba de mármol.

La reunificación de cuerpo y cráneo

El príncipe montó en cólera cuando descubrió que al cuerpo le faltaba la cabeza y comenzó su búsqueda. No debió de ser difícil adivinar quien la tenía, ya que sus «dueños» se dedicaban a exhibirla. Pero Rosenbaum no estaba dispuesto a renunciar a la famosa cabeza que acababan de cederle. Un día, el príncipe y sus hombres se presentaron en casa de Rosenbaum para hacerse con la cabeza. Rosenbaum escondió la calavera debajo del colchón de su cama e hizo que su mujer fingiese dolores menstruales. Los guardias registraron toda la casa, excepto la cama, por no importunar a la mujer. Así que el príncipe se fue con las manos vacías y Rosenbaum se quedó el cráneo. La solución que se le ocurrió al príncipe fue la de enterrar el cuerpo de Haydn con una cabeza que no era la suya.

A la muerte de Rosenbaum, en 1829, el cráneo fue devuelto a Peter, quien se lo cedió a su médico. El médico le dio el cráneo a un profesor y este lo cedió a la Sociedad de Amigos de la Música de Viena en 1895.

En 1923, el príncipe Paul Esterhazy decidió construir una tumba de mármol para el compositor más amado por su familia, en el lugar donde había estrenado muchas de sus obras. A estas alturas, casi todo el mundo sabía que la cabeza que descansaba junto al cuerpo de Haydn no le pertenecía. El deseo del príncipe Paul era enterrar el cuerpo de Haydn con su cabeza de verdad, así que comenzó a negociar con la Sociedad de Amigos de la Música de Viena.

Las negociaciones llegaron a buen puerto una ver terminada la II Guerra Mundial. El problema era que Austria había quedado dividida al final de la guerra y la cabeza estaba en la parte aliada, mientras que el cuerpo reposaba en la zona soviética.

Por fin, en 1954, el cráneo de Haydn fue trasladado a la tumba que había mandado construir el príncipe Paul. Fue todo un acontecimiento al que el propio Paul no pudo asistir, por estar condenado a un confinamiento de 15 años en el bloque comunista. Cuando se abrió la tumba, no se retiró la cabeza que no pertenecía a Haydn, así que ahora el cuerpo descansa con dos cabezas.

Agus Rodríguez
Creador de contenidos online y experto en marketing digital y RRSS. Cofundador de Maldito Piano. Amante del deporte y la buena comida. La música me ayuda a viajar cuando mi presupuesto no me lo permite.

Dejar respuesta

Deja tu mensaje
Por favor, escribe tu nombre

- Advertisment -

ENTRADAS POPULARES