biedermeier

Géneros musicales desconocidos: El biedermeier.

En la música clásica. frecuentemente nos encontramos con que hay estilos o períodos que son mucho más conocidos que otros. A todo el mundo, ya sea músico profesional o no, le suenan términos como clasicismo, romanticismo, impresionismo… Pero se desconocen, o se conocen en menor medida, otros géneros que también han sido decisivos en la evolución de la música, como es el caso del Biedermeier.

¿Qué es el Biedermeier?

Este término se utiliza para denominar las obras de los campos de literatura, música, pintura, diseño y arquitectura de Alemania y Austria en un período muy específico, que va desde 1815 (Congreso de Viena y final de las Guerras Napoleónicas) hasta 1848 (Revoluciones Europeas). Precisamente, estos echos históricos han supuesto que, en política, el Biedermeier se ligue al desarollo de los estados alemanes tras la derrota de Napoleón y especialmente, de la celebración del Congreso de Viena.

En resumen: la palabra Biedermeier se utiliza para designar una parte de la cultura y del arte burgués que apareció en dicha época que al principio eran despreciados por convencionales y conservadores. A esto tendríamos que sumar el hecho de que la restricción de libertades y la desconfianza política provocaron que muchos artistas se inclinasen hacia su entorno privado, la familia y el hogar. Esto es precisamente lo que ocasionó que los temas típicos del Biedermeier sean el refugio en la armonía y en la vida privada.

Origen del término.

Aunque hablábamos de la época comprendida entre 1815 y 1848, este estilo o corriente no recibió su nombre hasta 1900. Su origen está en el seudónimo que el escritor y jurista alemán Ludwig Eichrodt y el doctor Adolf Kussmaul utilizaron desde 1855 para publicar una serie de poemas. Muchos de estos poemas parodiaban las poesías de un maestro de una escuela rural llamado Samuel F. Sauter. Este seudónimo que los dos utilizaban era «Gottlieb Biedermeier» y lo sacaron al combinar el título de dos de esos poemas parodiados.

Pero no creas que el señor Sauter era un auténtico profesor de una escuela rural. Triquiñuelas de la época: también fue fruto de la invención de Eichrodt y Kussmaul, y se trataba de un profesor poeta bastante simple al que, según palabras del propio Eichrodt «su pequeña vivienda, su jardín, su insignificante pueblo y el pobre destino de maestro de escuela despreciado le proporcionaban la felicidad terrenal».

No obstante, a día de hoy hay controversias sobre si el seudónimo Gottlieb Biedermeier era en realidad el del ficticio profesor, ya que en algunos libros se dice que el término Biedermeier proviene del nombre que recibió la personificación de un profesor de escuela que poseía todos los valores negativos de la burguesía de la época.

Al principio se escribía Biedermaier, por lo que si en algún tratado os lo encontráis con una a en lugar de una e, no se trata de un error. No obstante, desde 1900 , ya sea escrito Biedermeier o Biedermaier, este nombre se convirtió símbolo y sinónimo de la nueva cultura burguesa centrada en uno mismo y en la vida privada, y que poco a poco englobó el arte, la moda, la literatura y la música de esa época.

Hasta se creó un prototipo de hombre Biedermeier: un pequeño burgués de aspiraciones ingenuas y respetuoso con las autoridades, amante de la armonía y lo monótono/cotidiano.

El Biedermeier en la literatura.

En literatura, algunos autores de esta época mantenían opiniones conservadoras y odiaban la idea de perder una vida simple y armoniosa, viendo que el mundo cada vez estaba más marcado por la industrialización y lo urbano. Por esta razón, las obras literarias creaban un mundo ficticio y apartado de la realidad, mostrando una sociedad vacía, simple y aferrada a una vida primitiva/primaria. Un gran ejemplo es la novela «El verano de San Martín» de Stifter, el principal escritor del Biedermeier.

Por la contra que los autores del Romanticismo, los del Biedermeier pertenecían a la burguesía y con bastante frecuencia, a las familias más modestas.

El Biedermeier en pintura.

En pintura el estilo es realista y los cuadros se acercan más a fotografías que idealizan/mejoran la realidad del momento. Dominan las escenas de género y los paisajes mientras que los motivos religiosos e históricos están totalmente ausentes.

La técnica más desarrollada fue la acuarela y los pintores más representativos de este estilo fueron Eduard Gatner, von Menzel o Ludwig Richter.

«Mañana de Navidad» del pintor Ferdinand Georg Waldmüller (1844).

El Biedermeier en la arquitectura.

En arquitectura, este movimiento supuso el triunfo de la simplicidad y la elegancia. Las construcciones (fueran del tipo que fueran) se hacían para durar y sobre todo, para ser prácticas. Además, durante algunos años se trató de imitar la construcción de edificios clásicos.

Y lo mismo sucedía con el mobiliario. Era más importante la utilidad y la practicidad que el ornamento. Sobre todo primaron las simetrías y la sobriedad. Así, muebles típicos de esta época son las cómodas, secretarios, pequeños muebles, y mesas-costurero. También eran muy comunes las mesas redondas, para que todos los comensales pudiesen verse y charlar cómodamente.

Uno de los edificios más icónicos del estilo Biedermeier que aún se conserva a día de hoy es el Stadttempel de Viena.

El Biedermeier en la música.

El Biedermeier probablemente sea la corriente musical donde la música de salón adquirió más importancia. Así, las formas musicales más populares fueron el vals y otros tipos de música de salón y de cámara. Teniendo en cuenta estos datos junto con los históricos que mencionamos al principio, no es de extrañar que el epicentro musical del Biedermeier fuera Viena.

Al igual que sucedía con las demás artes, la música también estaba muy marcada por el gusto burgués del momento. Además, en cada casa solía haber un piano ya que era una costumbre burguesa muy extendida que los entretenimientos femeninos fuesen los trabajos manuales y el piano. Instrumento, que por cierto, toda hija de burgués debía saber tocar. Precisamente por esto, el Biedermeier también fue la época de apogeo de los estudios, las pequeñas piezas musicales, las escenas de niños, los nocturnos y las variaciones.

La música para piano tenía como referente a Robert Schumann quien, sin embargo, no era un compositor Biedermeier ni pretendía serlo. Lo mismo le sucedió a Franz schubert, otro pianista injustamente clasificado en el Biedermeier, debido principalmente, a su musicalización de los lieder de Müller, tan populares en esta época.

En este momento, los compositores y los directores de orquesta se consideraban auténticas celebridades. Especialmente Strauss (padre) y Joseph Lanner.

Se podría marcar como músicos más importantes de esta corriente a Hümel, Dussek, Cramer, Kalkbrenner, Moscheles o Ries. Todos ellos, curiosamente, son conocidos en los conservatorios por sus estudios para piano.

Datos curiosos de la época Biedermeier.

Durante este período se crearon los primeros jardines de infancia y se produjo el auge de la industria del juguete. La Navidad adquiere el significado y la apariencia que tiene hoy en día con el famoso árbol, las canciones navideñas y los regalos. Como vemos, todo muy ligado a la vida familiar y privada de cada uno (característica principal del Biedermeier).

Deja tu comentario