InicioActualidadTras la muerte de un joven pianista de 12 años, decenas de...

Tras la muerte de un joven pianista de 12 años, decenas de músicos se animan a tocar su composición.

Hace unos 7 meses, el joven Kyan Pennel, de 12 años, comenzó a aprender teoría musical y composición por si mismo. Ahorró dinero como pudo y (no sabemos si con ayuda de sus padres), se compró un piano y empezó a aprender a tocarlo, también de forma autodidacta.

El pequeño Kyan era neurodiverso, algo que es su caso funcionaba como una especie de «poder» que le permitía concentrarse y lograr aprender todo lo que se proponía. Pronto aprendió a tocar unas 30 piezas de música clásica de memoria.

Kyan amaba la música clásica y su sueño era lograr que la gente apreciase este tipo de música. Incluso llegó a aprender piezas de otros estilos con el fin de atraer a la gente e ir luego educándola.

La tragedia se cernió sobre la familia Pennel el pasado 31 de enero, cuando Kyan murió en un desgraciado accidente doméstico.

Días más tarde, cuando sus padres guardaban algunas pertenencias de su hijo, descubrieron algo que les sorprendió. Kyan había comenzado a escribir su propia composición en un cuaderno.

Su madre Amanda Brierley, publicó el manuscrito en su Facebook. Ella nunca había escuchado la composición de su hijo y pedía si alguien podía tocarla, pues ni ella ni su marido saben nada de música.

En la publicación, Amanda explica que su hijo era completamente autodidacta, por lo que el manuscrito podría tener fallos. También explica que esa parte es solo una introducción, pues su hijo estaba componiendo una sección media y tenía en mente un gran final, que nunca pudo llegar a escribir. Kyan imaginaba su composición interpretada por instrumentos de viento, cuerda y su amado piano.

“Significaría mucho para nosotros escuchar su composición”. Finalizaba la publicación de Amanda.

La respuesta no se hizo esperar y los padres de Kyan recibieron vídeos con interpretaciones en piano, violonchelo e, incluso, con varios programas de música. Hasta la Orquesta Sinfónica de Queensland grabaron la pieza para el funeral del pequeño.

No es un gran consuelo para unos padres que han perdido a un hijo, pero, por lo menos, Kyan pudo acercarse un poco más a su sueño.

Agus Rodríguez
Creador de contenidos online y experto en marketing digital y RRSS. Cofundador de Maldito Piano. Amante del deporte y la buena comida. La música me ayuda a viajar cuando mi presupuesto no me lo permite.

Dejar respuesta

Deja tu mensaje
Por favor, escribe tu nombre

ENTRADAS POPULARES