Inicio Actualidad 5 marcas de piano poco conocidas a tener en cuenta

5 marcas de piano poco conocidas a tener en cuenta

Generalmente al pensar en comprar un piano pensamos en marcas conocidas, como Yamaha, Kawai o Bösendorfer. En cambio, cuando llegamos a la tienda de pianos, muchas veces nos encontramos con marcas de las que ni si quiera hemos oído hablar.

Para evitar ese momento incómodo en el que no sabes de qué tipo de piano te hablan, en Maldito Piano hemos hecho un pequeño resumen con las 5 marcas menos conocidas de pianos, con su historia y calidades.

1 – August Förster.

Se trata de una pequeña fábrica de pianos ubicada en Löbau, Alemania. Fue fundada en 1859 por Friedrich Förster. Al igual que otras compañías como Yamaha, durante la Segunda Guerra Mundial, los Förster perdieron el control de su empresa y la posibilidad de hacer pianos, pero al acabar la guerra, lo recuperaron.

A día de hoy es una empresa casi familiar, de unos 40 empleados y cuya fabricación no supera los 250 pianos anuales contando tanto verticales como de cola. Se consideran pianos de calidad, en parte gracias a que usan la maquinaria y los macillos de Louis Renner. Para que te hagas una idea, los macillos Renner los llevan todos los pianos de las marcas más prestigiosas (Bösendorfer, Fazioli, Steinway & Sons, etc.). El sonido que emiten es el que se considera el prototipo europeo, con unos graves potentes y agudos tanto suaves como moderados.

Eso sí, no confundas estos pianos con una serie de Petrof que utiliza el mismo nombre. La calidad y el sonido de los checos es muchísimo peor que los de los alemanes. La rencilla legal por el nombre entre Petrof y Förster viene del siglo pasado y un pequeño vacío legal le permite a Petrof a día de hoy seguir construyendo modelos con el nombre de August förster, que insistimos, su calidad nada tiene que ver con los Förster alemanes.

Como alguna pega tenían que tener, vamos a hablar de precios. Tienen una de las peores relaciones calidad-precio del mercado. El hecho de que tengan un bajo número de producción, que sean pianos prácticamente artesanales y que la compañía cuente con pocos empleados, significa que los costes de producción son altos. Son pianos buenos, pero tienen un coste elevado. Eso sí, su plantilla de clientes VIP es considerable, ya que entre su lista se encuentra la Casa Real Española.

Sus pianos verticales rondan los 20000 euros y los pianos de cola tienen unos precios de entre 43000 y 102000 euros.

2 – Irmler.

Igual de entrada esta marca no te suena de nada, pero forman parte del grupo de pianos Bluthner. Irmler nació en 1818, en Leipzig y pronto alcanzó una brillante fama por la calidad y el sonido de sus pianos de cola y verticales. Además, era una fábrica innovadora, responsable de varias patentes para mejorar la mecánica del piano a mediados del siglo XIX. Esto le supuso varios premios importantes, incluida la Gran Medalla de oro del Estado Real de Sajonia. Su fama crecía tanto que por estos años casi todas las familias reales europeas tenían al menos un piano Irmler. Por desgracia, durante la Segunda Guerra Mundial, la fábrica fue bombardeada y no quedó nada de ella. Tras la guerra, la familia Irmler trató de volver a comenzar con la fabricación de pianos estableciendo una nueva fábrica, pero la ocupación rusa dificultaba sus deseos. Hasta 1999 la empresa no estuvo totalmente reestablecida. A día de hoy Irmler continúa prosperando de la mano de Bluthner y sus pianos van recobrando poco a poco la fama que han tenido en el pasado.

Son pianos que utilizan los mejores materiales pero hay diferencias entre la serie de estudio y la profesional. La serie de estudio comienza su elaboración en una fábrica china propiedad de Bluthner. De ahí salen para la fábrica Bluthner de Alemania, donde se le incorpora la mecánica y los macillos Abel. Actualmente, se encuentran entre los 6 pianos de estudio mejores valorados del mercado.

En cambio, los pianos de la gama profesional se comienzan a construir ya en Alemania, utilizando mejores materiales y maderas. Debido a su proceso de fabricación y a los materiales empleados, esta serie profesional tiene unos pianos cuyo sonido es casi imposible diferenciar de los pianos Bluthner. También tienen modelos exclusivos, como la serie translúcida.

3 – Essex y Boston.

Vivimos en el apogeo de las marcas blancas, y en el caso de los pianos no iba a ser diferente. Detrás de Essex y de Boston se encuentra el gigante Steinway & Sons, quien decidió montar estas marcas secundarias (blancas) para ofrecer pianos más económicos sin restar prestigio a su nombre.

En el caso de los Essex, estamos ante una gama baja, y en el de Boston, una gama media. Su relación calidad-precio es de las mejores del mercado, por lo que muchos los consideran los instrumentos perfectos para comenzar la trayectoria pianística.

Uno de los motivos, es que no emplean plástico en su mecánica. A diferencia de otras marcas blancas de pianos, en estas todo es madera. Gracias a esto, la respuesta al tacto es bastante buena y ofrecen una gran expresividad.

4 – Steingraeber & Söhne.

Si algo podemos decir de los pianos alemanes Steingraeber & Söhne es que su marca es sinónimo de garantía y calidad. Tanto, que se encuentran entre los 5 pianos de gama alta mejor valorados del mercado. El hecho de que igual no te suene de nada su nombre, se debe a que tienen una producción muy limitada y selecta. Además, no tienen ningún tipo de contrato, ni trato, ni subcontratación con ninguna fábrica asiática. Todo, absolutamente todo, lo hacen ellos en su fábrica de Alemania.

Que sean de tan alta calidad, fabricación alemana y artesanal, proporciona una alta calidad, pero también unos precios bastante altos. Este también es otro motivo por el que son bastante desconocidos, ya que pocas tiendas pueden permitirse tener un estocaje de esta marca. De hecho, lo más frecuente, es que salgan de fábrica ya vendidos a particulares.

A nivel técnico, esta compañía presentó una gran innovación, y es el introducir una especie de rodillo junto al mecanismo del escape en los pianos de cola. Así se mejora la ejecución pianística, especialmente en pasajes pianísimos.

También han innovado en la fabricación de los pianos verticales, al emplear imanes en la mecánica del doble escape, donde normalmente se utilizan muelles. Esto aumenta la velocidad de repetición de la tecla considerablemente, al tiempo que aumentamos las capacidades dinámicas del piano.

Su precio de salida, para los pianos verticales está en los 25000 euros, mientras que los pianos de cola parten de los 180000 euros.

Entre los fans incondicionales de la marca se pueden mencionar a Franz Liszt, Richard Wagner, Richard Strauss, Joseph Rubinstein, Wilhelm Kempff, Giuseppe Sinopoli, James Levine, Daniel Barenboim, Alfred Brendel y Cyprien Katsaris.

Ahora que conoces nuevas marcas, te animamos a que no te dejes guiar por habladurías y juzgues por ti mismo qué piano es el mejor para ti. Muchas veces nos dejamos llevar por las modas, o tenemos miedo de lo desconocido, y esto, para elegir un piano es lo peor que podemos hacer. Escucha a los expertos, investiga qué hay detrás de cada marca y sobre todo, prueba los instrumentos antes de pagarlos. Es el mejor consejo que te podemos dar.

Cris Rodriguez
Pianista profesional y profesora de conservatorio. Cofundadora de Maldito Piano. Cuando mi trabajo me dá tregua, me escapo a tocar por el mundo adelante para participar en proyectos alucinantes como el Jordan Rudess KeyFest o Rockin'1000. No sé vivir sin música,así que el tiempo que me queda se lo dedico a estos tutoriales.

Dejar respuesta

Deja tu mensaje
Por favor, escribe tu nombre

- Advertisment -

ENTRADAS POPULARES