Resonance, la caja de resonancia que se conecta a los pianos eléctricos

Ciresa crea caja de resonancia para pianos eléctricos

Puede que la marca Ciresa no te suene de mucho, pero si hablamos de marcas de piano como Bechstein, Blüthner, Förster, Fazioli o Sauter seguro que ya te va sonando más. Pues bien, Ciresa es una empresa italiana con una amplia trayectoria en la fabricación de cajas de resonancia que, entre otras, construye las cajas de resonancia de las marcas arriba mencionadas.

Como sabes, la caja de resonancia es una parte indispensable del piano encargada de la expansión y amplificación del sonido. Además, es la principal diferencia entre un piano eléctrico y uno acústico. Mientras que en los pianos acústicos el sonido es proyectado desde múltiples puntos al expandirse por toda la superficie de la caja de resonancia, en los eléctricos o digitales, el sonido depende de los altavoces que proyectan el sonido desde un solo punto. Esta diferencia es la clave para poder ofrecer el verdadero carácter de un piano. De nada sirve tener un sonido exacto al de un piano de cola, si luego no resulta convincente por la generación y expansión de ese sonido. Dicho de otras palabras, se pierde su naturalidad.

Teniendo en cuenta esta breve aproximación, el principal problema que observó esta compañía es que a veces un pianista se veía obligado (por espacio, normas de comunidades de vecinos u otros motivos) a tener un piano eléctrico, que no le proporcionaba un sonido satisfactorio.

Trabajando en posibles soluciones, la idea definitiva de Ciresa se basó en aplicar las cajas de resonancia de los pianos acústicos en los eléctricos. Es decir, querían que la caja de resonancia de un piano tradicional sirviese de «altavoz» de las modernas versiones eléctricas.

Una idea similar había sido utilizada antes por marcas como Kawai pero como un sistema íntegro. En este caso, estamos hablando de algo externo al propio teclado o piano eléctrico y que puede ser utilizado en cualquier modelo y marca. Por si fuera poco, al ser un añadido, puede ser colocado de forma horizontal o vertical. Es decir, se puede solucionar el problema del espacio colocando la caja de resonancia contra una pared. Sería como tener un piano de cola en vertical (similar a la idea de los antiguos pianos jirafa).

Al conectar la salida de sonido del piano digital a esta caja de resonancia, el sonido alimenta a una serie de transductores colocados por las tablas de madera de la caja de resonancia, que harán que el sonido emane de toda su superficie, como sucede con los pianos acústicos, por lo que el sonido resultante es muchísimo más natural.

Además de su naturaleza acústica, estas cajas cuentan con algún componente eléctrico. Se les ha añadido un pequeño control para poder ajustar el volumen y que también permite la entrada de otro instrumento, lo que lo permite amplificarlo de la misma manera. Prueba de ello fue el concierto-exhibición dado por el pianista Rohan De Silva y el violinista Stefan Milenkovic, en el que el sonido de ambos era amplificado por una única caja de resonancia colocada en el piano eléctrico de Rohan De Silva.

Si a partir de ahora ves que un piano te parece eléctrico y al mismo tiempo de cola y observas el logotipo Resonance escrito, sabrás que se trata de este genial invento.

Resonance Piano by Ciresa lleva apenas un mes a la venta. Puedes ver toda la información y precios en su página web.

Valora este post

Deja tu comentario