Cómo funciona un piano

Cómo funciona un piano: partes, mecánica y tipos de piano

La mecánica de un piano es algo bastante complejo y puede cambiar bastante de unos tipos de piano a otros. En este post, clasificaremos los diferentes tipos de piano que existen y explicaremos su funcionamiento.

Han pasado ya más de tres siglos desde que se creo el primer piano. Desde aquel primer modelo, el instrumento ha evolucionado mucho, dando lugar a diferentes tipos de instrumentos.

Tipos de piano

Cada piano tiene varias características que lo definen, por lo que existen diferentes clasificaciones en función de la característica en la que nos fijemos.

Pianos según la obtención del sonido

La clasificación más evidente que podemos hacer es teniendo en cuenta el origen del sonido. Este puede generarse por medios mecánicos o por impulsos eléctricos. Teniendo en cuenta esto, podemos clasificar 3 tipos de piano.

  • Pianos acústicos: Son los pianos de toda la vida. En ellos, al pulsar una tecla, un macillo (martillo) golpea las cuerdas y se genera el sonido. Esto lo veremos en profundidad más adelante.
  • Pianos eléctricos: En ellos el sonido de genera mediante impulsos eléctricos y cuentan con diferentes componentes electrónicos que regulan el volumen, el tipo de sonido que emiten,etc. Dentro de este tipo podemos encontrar órganos eléctricos, workstations, controladores MIDI, etc. Habría que dedicarle todo un post específico para clasificar este tipo de pianos.
  • Pianos híbridos: Son aquellos pianos acústicos que incorporan algún tipo de componente electrónico para darle ciertas funcionalidades como arpegiar notas, tocar solo, modificar el sonido, etc.

Pianos según su forma y tamaño

En el pasado la música culta era algo exclusivo de la aristocracia o la alta burguesía. Los pianos sonaban en grandes salones donde no había problema de espacio. Pero con la democratización de la música surgió la oportunidad de que el piano llegase a mucha más gente, de ahí que se crearan pianos más pequeños, que pudiesen caber en una vivienda normal.
Así que podemos diferenciar dos tipos de pianos:

  • Pianos verticales: Los pianos verticales o de pared fueron creados para caber en, prácticamente, cualquier estancia. Para poder fabricarlos, se reajustó la disposición de la mecánica del piano tradicional. Es cierto que no cuenta con la sonoridad de un piano de cola pero su tamaño y su precio lo hace mucho más accesible a la mayoría del público.
  • Pianos de cola: Es el tipo de piano que mantiene el diseño original de Bartolomeo Cristofori y el que estamos acostumbrados a ver en los teatros y auditorios. En función de tu tamaño se puede clasificar en 4 tipos:
    • Piano de cola mignon (colín): Hasta 130 cm de longitud.
    • Piano de un cuarto de cola: De 131 hasta 189 cm.
    • Piano de media cola: Entre 190 y 225 cm de longitud.
    • Piano de tres cuartos de cola: De 226 a 255 cm.
    • Piano de gran cola: Con longitud superior a 256 cm.

Pianos en función de su mecánica

Con la evolución del piano y su comercialización a lo largo de los siglos, surgieron dos maneras principales de construir la mecánica del piano. Aunque los matices y las características técnicas de cada tipo de mecánica son muchos, haremos una distinción a grandes rasgos.

  • Mecánica inglesa: Es el sistema más común hoy en día y al que se suele recurrir al explicar cómo funciona un piano (como haremos a continuación). Se caracteriza por su robustez y potencia de sonido frente a la mecánica vienesa. Una marca que utiliza este tipo de mecánica hoy en día sería Steinway & Sons.
  • Mecánica vienesa: Prácticamente todas las partes del piano se construyen al revés que en la mecánica inglesa. Por ejemplo, en la inglesa los martillos golpean las cuerdas desde arriba, en la mecánica vienesa lo hacen desde abajo. Hasta las teclas pueden estar al revés (las blancas de color negro y las negras de color blanco) y eso sin olvidar que fue también cosa suya el querer implantar un sistema de rodilleras en lugar de pedales. No tienen la robustez de los ingleses pero obtienen sonidos intimistas con ciertos toques más brillantes, sobre todo en los agudos. Aunque hoy en día no se utilicen tanto, tuvieron su época de esplendor. Aún así, existen grandes marcas que la siguen empleando, como Bosendorfer.

Número de teclas

El número de teclas es algo fundamental a la hora de clasificar un teclado pues determinará el número de octavas a las que el piano puede llegar. Lo más común en un piano es que tenga 88 teclas que corresponden a siete octavas y una tercera menor. Sin embargo, existen pianos de 92 y de hasta 97 teclas.

En los pianos eléctricos esto es diferente, sobre todo en el caso de los órganos y teclados portátiles. Lo más común sería que tuvieran 61 teclas pero existen aparatos con 25 teclas o menos. Como pueden cambiar de octavas de manera digital, apretando un botón, sacrifican teclas en pro de hacerlos más fáciles de transportar.

Cómo funciona un piano

Atendiendo a su clasificación, el piano es un instrumento de cuerdas percutidas, esto significa que el sonido se obtiene al golpear unas cuerdas. Pero ¿cómo se consigue que el martillo golpee las cuerdas?, es un proceso complicado, en el que primero debemos de tener en cuenta las partes de un piano. Cabe recordar que nos referimos en todo momento a pianos acústicos.

Las partes de un piano

Estos son, a grandes rasgos las partes de un piano.

  • Teclado: Además de las teclas blancas y negras, en el teclado se encuentra el mecanismo que hacen vibras las cuerdas, cómo veremos en el siguiente punto.
  • Harpa: Es la estructura metálica por el que pasan las cuerdas hasta sujetarse en el clavijero.
  • Cuerdas: Son el elemento que, al vibrar, originan el sonido en el piano. En las notas más graves, se coloca una cuerda por tecla, son las llamadas bordones y son de acero entorchado con hilo de cobre.
    Los registros graves tienen dos cuerdas, afinadas al unísono y los agudos tres. Estas cuerdas son de acero. La longitud y el grosos de las cuerdas disminuye desde el registro grave (más largas y gruesas) hasta los más agudos (más cortas y finas).
    La longitud de estas cuerdas, determinará el largo de la cola o la altura del piano vertical.
  • Clavijero: Es la parte del harpa que sujeta las cuerdas y permite su afinación.
  • Tabla armónica: Esta tabla de madera se sitúa justo debajo del harpa. Es el auténtico elemento de resonancia del piano y su función es la de amplificar el sonido producido por las cuerdas.
  • Caja de resonancia: Es el recinto cerrado que recubre el harpa. Su finalidad es amplificar y modular el sonido. Además, la calidad de su madera y su forma son básicos para determinar el timbre del piano.
  • Pedales: Los pianos modernos cuentan con tres pedales que modifican tres factores diferentes.
    • Pedal unicordio (una corda) : Es el pedal situado más a la izquierda. Al pulsar este pedal, se desplazan los martillos hacia la derecha para que no golpee las 3 cuerdas. En los pianos verticales su funcionamiento es diferente. Se conoce como pedal celeste y al activarlo los martillos se acercan a las cuerdas para que, al reducir el recorrido, el impacto sea más suave y suene menos.
    • Pedal tonal: Es el pedal del centro. Mantiene durante un rato la misma nota sin afectar a las notas que se tocan después. Apenas existen pianos verticales que lo posean, ya que en su lugar tienen el pedal sordina, que sirve para reducir el volumen.
    • Pedal de resonancia (sustain): Es el pedal situado a la derecha. Al pulsarlo, libera los apagadores, permitiendo que las notas sigan sonando después de pulsar la tecla.

En los pianos verticales, las piezas son prácticamente las mismas pero varían su posición al disponer el harpa en vertical.

Funcionamiento del piano

Cuando pulsamos una tecla del piano, se inicia un mecanismo que mueve una pequeña pieza de madera llamada martillo. Cada tecla acciona un martillo diferente que golpeará su cuerda o cuerdas correspondientes. Las cabezas de los martillos (la parte que golpean) están recubiertas de fieltro para que el sonido sea más homogéneo.

Cómo funciona un piano

Una vez que el martillo golpea las cuerdas, la vibración de estas origina el sonido que se transmitirá a la tabla armónica y se amplificará en la caja de resonancia. Por supuesto, estas cuerdas han de estar perfectamente afinadas para que cada tecla emita la nota que le corresponde.

Además, el sistema que levanta el martillo, levanta también una pieza llama apagador que baja al soltar la tecla, haciendo que la cuerda deje de sonar.

Los pedales van conectados a todo este mecanismo del teclado. Como hemos visto anteriormente, el pedal una corda conecta con todo el teclado y al activarse lo desplaza ligeramente. Por su parte, el pedal tonal y el pedal de resonancia, se conectan a los apagadores que es donde incidirán al activarse.

Bibliografía

Cómo funciona un piano: partes, mecánica y tipos de piano
5 (100%) 2 votes

Deja tu comentario