InicioArtículos pedagógicosMúsica para no músicos: diferencias entre modo mayor y menor.

Música para no músicos: diferencias entre modo mayor y menor.

Aunque no sepas nada de música, seguro que alguna vez has escuchado hablar del modo mayor y el menor. Probablemente, también habrás escuchado que el modo mayor se relaciona con la alegría, la luz, la jovialidad…, mientras que el modo menor resulta más triste, misterioso y oscuro. Si no sabes nada de música, seguramente esta afirmación te resulte bastante difusa. En este post vamos a tratar de que lo entiendas y de que reconozcas el por qué de esta afirmación con un ejemplo.

Insistimos que se trata de una información orientada a quien no sabe nada de música, por lo que trataremos de reducir la explicación a los mínimos conceptos teóricos. Si estás familiarizado con la teoría musical y buscas profundizar en los modos y tonalidades de una forma mucho más académica, te recomendamos que te pases a este otro artículo.

Distinguiendo el modo mayor del menor.

Para entender la diferencia entre los dos modos y el por qué uno se utiliza uno u otro en función del sentimiento que se quiera expresar en cada canción o pieza, hemos de acudir a la teoría musical. Pero que esto no te asuste, vamos a coger lo mínimo necesario para que puedas entenderlo.

De hecho, vamos a partir de la escala de do, que es la que todo el mundo conoce: do, re, mi, fa, sol, la, si, do. Todas las notas de esta escala están separadas entre si por un tono, excepto mi y fa y si y do, que están separadas por medio tono entre sí (lo que llamamos semitono).

Teniendo esto en cuenta, lo que debemos de saber es que en el modo mayor hay una distancia de una tercera mayor entre el primer y el tercer grado. Es decir, que hay una distancia de dos tonos entre la primera y la tercera nota. El modo mayor tiene otras características, pero nos centraremos solo en esta.

Si tomamos la escala de do, veremos que el modo mayor coincide exactamente con la escala tal y como la hemos visto. Aunque no las veremos, hemos de tener en cuenta que también hay escalas con el resto de notas (de re, de mi…) y que su modo mayor no encaja igual con la escala que todos conocemos.

Por su parte, el modo menor vamos a tener en cuenta que hay una distancia de una tercera menor entre el primer y el tercer grado. O lo que es lo mismo, que hay una distancia de un tono y medio entre la primera y la tercera nota. Si nos fijamos en la imagen anterior, el modo menor no puede ir de do a mi, pues los separan dos tonos. Tendrá que ir de do a mi bemol (que es medio tono menos que mi). Por lo cual, la escala de do en modo menor, quedaría así.

Como es obvio, esto hace que los dos modos suenen diferente. En el siguiente vídeo, puedes apreciar la diferencia.


Y esta diferencia que parece tan sutil, en música, supone la diferencia entre la alegría y la tristeza, entre la luz y la oscuridad, entre un canto fúnebre y una tonada infantil. Evidentemente, entran en juego un montón de factores musicales más, pero en su más pura esencia, la diferencia está aquí.

Como actúan los modos: de la marcha fúnebre a la tonada infantil

Para ejemplificar como actúan los modos sobre la música, cogeremos como ejemplo el tercer movimiento de la primera sinfonía Titán, de Gustav Mahler. Con el primer minuto de la pieza nos bastará.

Lo bonito de la música es que no necesitamos conocer la teoría para sentirla. No necesitamos saber nada de música para notar que estamos ante algo triste y solemne como es una marcha fúnebre.

Comienza la percusión marcando un ritmo de marcha y enseguida arranca un profundo solo de contrabajo, con una triste melodía al que, poco a poco, se le unen otros instrumentos.

Centrémonos en esa melodía tan triste y profunda. Puede que la hayas escuchado antes, ¿te suena?. Es una variación de Frere Jacques, la famosa tonadilla infantil francesa.

¿Cómo es posible que hayamos pasado de una marcha fúnebre a una tonadilla infantil con la misma melodía?. Para conseguirlo, Mahler ha elegido un contrabajo para conseguir un sonido más profundo, ha ralentizado el tempo y ha añadido alguna nota (al fin y al cabo se trata de una variación), pero la clave está el cambio de modo.

Frere Jaques (como prácticamente todas las canciones infantiles) está compuesta en modo mayor, porque se trata de un modo más alegre, luminoso, más inocente. Para poder crear su marcha fúnebre, Mahler se lleva la alegre tonadilla al modo menor consiguiendo un efecto mucho más inquietante y triste.

Como hemos dicho, hay muchos más elementos que entran en juego a la hora de dotar de un sentimiento determinado cualquier obra o canción, pero el modo mayor o menor es la base que determinará el tono de la obra.

Agus Rodríguez
Creador de contenidos online y experto en marketing digital y RRSS. Cofundador de Maldito Piano. Amante del deporte y la buena comida. La música me ayuda a viajar cuando mi presupuesto no me lo permite.

Dejar respuesta

Deja tu mensaje
Por favor, escribe tu nombre

ENTRADAS POPULARES