Javi Díez

Hoy charlamos con Javi Díez

Javi Diez es uno de los teclistas españoles con más popularidad dentro del rock y el metal, gracias a sus trabajos con Jorge Salán, Burdel King y especialmente, Mago de Oz.

Su particular estilo incluye el uso de la última tecnología como controladores MIDI, seaboards, ipads… tanto en estudio como en directo.

Hemos podido preguntarle sobre su carrera y esto es lo que nos ha dicho.

Muy buenos días Javi. Ha sido todo un placer que aceptases nuestra invitación.

Gracias a vosotros, el placer es todo mío.

Seguramente estés cansado de repetirlo pero… ¿Nos cuentas cómo han sido tus comienzos musicales?

Estudié en el conservatorio hasta grado medio. Siempre me gustó la guitarra pero mis padres consideraron que era mejor que estudiara piano y, la verdad, dieron en el clavo. Aunque mis estudios estaban enfocados al clásico, me llamaba muchísimo el mundo del rock. La primera vez que grabé un disco fue allá por verano de 2003, y me estrené con tres grabaciones simultáneas: Illusions, de Arwen, Decoder, de Ebony Ark, y From Now On de Jorge Salán. Recuerdo que aquellos años los teclistas escaseaban y tuve la oportunidad de tocar con mucha gente y aprender un montón, fueron años realmente enriquecedores para mí.

Sin duda, por lo que más te conoce la gente, es por tu papel en Mago de Oz, aunque tu trayectoria viene de más atrás. ¿Crees que tus trabajos anteriores con Jorge Salán, Arwen, Ebony Ark… han influenciado en tu forma de actuar en el escenario o tu manera de tocar?

Por supuesto, a fin de cuentas uno es el camino que ha recorrido. De todos he aprendido mucho y muy variado, tanto en lo musical como en lo profesional. Sin Arwen, Jorge, Ebony y un larguísimo etcétera, no sería ni sombra de lo que soy ahora. En concreto destacaría los dos discos que grabé con Biosfear y que fueron los retos interpretativos y creativos más duros de mi vida, guardo un recuerdo especialmente bonito de mi etapa con ellos.

¿Cuáles dirías que son tus principales influencias musicales y/o teclistas/pianísticas?

Depende de si hablamos de bandas o de artistas en solitario. Respecto a lo primero, me crié escuchando Queen, Dire Straits, Michael Jackson, Celtas Cortos (de estos últimos soy un enamorado desde que tengo memoria). Como teclista al que admirar, si tuviera que quedarme con uno, el puesto es de Jordan Rudess, actual teclista de Dream Theater. Recuerdo perfectamente como el “Scenes from a Memory” me voló la cabeza, fue un antes y un después en mi vida, y lo que he aprendido de Jordan no se puede pagar.

¿Eres de los que creen que es imprescindible pasar por el conservatorio para ser un buen músico profesional?

Siempre he sido firme defensor de que el saber no ocupa lugar, y que estudiar nunca puede ser algo malo. Dicho esto: no, no creo que sea imprescindible. He conocido músicos que no han pisado un conservatorio que poseían talento a raudales con los que era realmente fácil trabajar, y he conocido otros con grado superior con los que ha sido desesperantemente difícil entenderme y trabajar en equipo. Se suele decir, al estudiar una carrera universitaria, que no aprendes realmente tu profesión hasta que tienes que ejercerla día a día. Considero que los músicos no somos diferentes y que, por muy preparado y estudiado que llegues al mundo profesional, aún tendrás muchísimo que aprender.

¿Qué te parece el tema de fusionar estilos musicales?

Creo que es algo realmente difícil de hacer bien, y que está muy banalizado a día de hoy. Recuerdo cuando estudiaba que mis profesores siempre hablaban del tema con mucho respeto, dándonos a entender que era algo muy difícil de dominar. Personalmente lo he intentado en muchas ocasiones pero es algo que, a día de hoy, debo perfeccionar mucho.

¿Eres de los que cree que hay estilos que están por encima de otros en la música?

Depende de la vara de medir. Si entendemos que “por encima” es más elaborado, entonces sí, por supuesto. Si nos referimos a si alguien es menos por escuchar estilos de música más simples, rotundamente no. Yo pasé mi adolescencia escuchando por igual a Dream Theater y a Manowar, a Queen y a The Prodigy, a Bethoveen y a Ska-P. Hay que disfrutar más y juzgar menos.

¿Consideras que es imprescindible tener una buena formación técnica y musical para poder tocar el estilo musical que sea?

Considero que siempre que ayuda. La formación musical te ayuda a entender lo que estás tocando y a desentrañar sus secretos, la formación técnica te ayuda a ser más eficiente a la hora de interpretar. No diré imprescindible porque no lo veo así, pero si muy valiosa.

¿Qué te parecen los avances tecnológicos relacionados con los teclados y controladores MIDI? En algunos vídeos se te ve con ellos y con apps para el Ipad.

Fascinante. Como decía al principio, siempre me ha gustado la guitarra, y poder experimentar como Apps como Morphwiz o Samplewiz a través de un iPad es maravilloso, te permite vibrar y arrastrar las notas como si de un mástil sin trastes se tratara, algo completamente imposible en un teclado convencional. En cuanto al control MIDI, hace años que me cambié a un sistema de controladores y un portátil con gestor de VSTs para directo. Actualmente mi equipo, tanto en Mägo de Oz como en otras situaciones, se compone de dos teclados controladores, uno de ellos tamaño piano y con teclas contrapesadas, un portátil con la sesión correspondiente y un iPad y/o un Seaboard Block. La tecnología actual permite romper fronteras de una manera abrumadora, estoy seguro de que las nuevas generaciones nos van a sorprender muchísimo gracias en parte a estos avances.

¿Eres de los que en el escenario prefiere tocar todo en directo o te gusta tirar del tema de las secuencias, pregrabados, etc.? Lo sé, puede ser un poco pregunta-polémica, pero se la hacemos a todos los teclistas que pasan por aquí…

Mi opinión es que, todo lo que se puede tocar, debe ser tocado en directo. Dicho esto, vemos continuamente contenido en playback, tanto en bandas pequeñas como en grandes espectáculos, y considero que debería haber un límite para poder llamar “directo” a una actuación. Una cosa es llevar grabados ciertos efectos que no corresponden a instrumento alguno y que tienen una función estética en el espectáculo, y otra es escuchar un piano, unas bells y un pad mientras el teclista está dando palmas.

A parte de la música, sabemos que el mundo de los videojuegos también te gusta bastante, de hecho en algún vídeo de Mago, tus compañeros de grupo dicen que eres un poquito Friki… ¿Tiene esto algo que ver con el proyecto Wincars Racer? Háblanos un poco de él para que aquellos que no sepan de qué va puedan entendernos.

Wincar Racers es un juego que actualmente está en fase Greenlight en Steam, o al menos así lo estaba la última vez que lo comprobé. Hice parte de la banda sonora del juego pero en un momento dado me informaron que el equipo de desarrollo había cambiado y que el estudio había sido comprado por otra empresa. No tuve más noticas e imagino que mi música sigue ahí, pero ignoro si el juego saldrá a la venta algún día. Y respondiendo a lo primero, sí, me apasionan los videojuegos desde que era niño. Componer bandas sonoras para videojuegos es algo que me encantaría hacer de manera regular, quizá en el futuro pueda planteármelo de nuevo. Los fans de Mägo de Oz bien lo saben y siempre me regalan cosas que tengan que ver con el tema, el vínculo que nos une es mayor gracias a nuestra mutua afición por los videojuegos, y es algo que espero seguir potenciando.

Ya para terminar, cuéntanos proyectos actuales o ideas que tengas para el futuro.

Sigo en Arwen, de hecho sacamos disco nuevo el pasado 2018 (os animo a escucharlo si aún no lo habéis hecho). Planeamos sacar otro a finales de este año/principios del que viene. Con Mägo de Oz seguimos al pié del cañón con la gira de este año y preparando ya la del que viene. Y por último llevo varios años preparando un proyecto personal que espero vea la luz en algún momento del año que viene y que tiene por motivo, por supuesto, los videojuegos y la música que los acompaña.

Muchas gracias por tu colaboración. Ha sido estupendo pasar este rato musical contigo. Hasta la próxima!

Gracias a vosotros, será un placer repetir cuando queráis. ¡Hasta pronto!

Deja tu comentario