Acordes, conceptos básicos

Muchos de vosotros nos habéis preguntado en repetidas ocasiones cómo tocar acordes en el teclado o cómo hacer para escribir diferentes acordes. Pero para dar respuesta a vuestra duda, antes debemos hablar de forma breve sobre lo que es un intervalo.

El intervalo es la base de la armonía, ya que es la distancia existente entre dos sonidos. Dicha distancia se mide en tonos y semitonos (un semitono es la mitad de un tono). Aunque también existen otras subdivisiones más pequeñas como los cuartos de tono, nos centramos en los tonos y semitonos porque son las distancias contempladas en el piano (en un teclado convencional es imposible hacer sonar notas a distancia de cuarto de tono).

Como regla general, se parte de la premisa de que entre todas las notas hay un tono de distancia, excepto entre las notas MI-FA y SI-DO, que hay un semitono (medio tono). Esta es precisamente la razón por la que no hay teclas negras entre todas las teclas blancas del teclado. Solo hay tecla negra entre aquellas notas entre las que hay un tono, para poder tener opción a tocar el semitono. Pero de Mi a Fa y de Si a Do, como ya hay medio tono, no existe tecla negra.

Teniendo aclarado lo que son los tonos y semitonos, vamos a dar otro paso y comprender para qué nos sirven estas medidas.

La distancia entre dos sonidos o notas es lo que se conoce como intervalo. Acordarse de que para formar intervalos, debemos contar la nota de partida y la de llegada. Si yo parto de do y llego a mi, habré hecho un intervalo de tercera (parto de do, paso por re, y llego a mi). De igual modo, si parto de re y llego a la, hice un intervalo de quinta (parto de re, paso por mi-fa-sol, y llego a la). Pero eso no es todo, ya que esas notas pueden ser naturales o tener algún sostenido o bemol, lo cual me va a originar diferentes tipos de segundas, terceras, cuartas, etc según el número de tonos y semitonos que tengan.

A los distintos tipos de intervalos se les conocerá como disminuidos, menores, mayores, justos y aumentados. Así, sabremos si una tercera es menor o mayor simplemente contando cuántos tonos y/o semitonos tiene. Y lo mismo sucederá con las quintas, las sextas, octavas, etc.

Por ejemplo, de DO a MI hay una tercera mayor, porque hay dos tonos entre do y mi, pero, de DO a MI bemol, hay una tercera menor, porque entre do y mi bemol hay un tono y medio. Así sucede con cualquier otro intervalo. Existe una tabla en la que se reflejan todos los tonos y semitonos que posee cada intervalo y que resulta muy útil para iniciarnos.

Esto que acabamos de ver influye directamente en el sonido y coloquialmente suele resumirse en que los intervalos menores suenan a tristes, los mayores a alegría, los disminuidos crean tensión… Y esto es directamente aplicable a los acordes, que por cierto, un acorde no deja de ser la superposición de dos o más intervalos.

Los acordes más sencillos son los acordes triada, que son los que se componen de 3 notas. Estas 3 notas se corresponden a 2 intervalos. El primer intervalo es la distancia entre la primera y la segunda nota, y el segundo intervalo es la distancia entre la primera y la tercera nota.

Al igual que con los intervalos, existen acordes disminuidos, menores, mayores y aumentados. Su nombre proviene precisamente del tipo de intervalos que lo forman. Por ejemplo: Teniendo el acorde con las notas DO-MI-SOL, de Do a Mi tenemos una tercera mayor (dos tonos) y de Do a Sol hay una quinta justa (3 tonos y medio). Como la tercera es mayor, se dice que el acorde también es mayor y por tanto, estaríamos hablando del acorde de Do Mayor. Para que el acorde fuese el de do menor, la tercera tendría que ser menor y por tanto, el mi tendría que ser bemol.

Lo mismo sucede con el resto de acordes, como podemos ver en el siguiente vídeo, donde os explicamos todo esto desde el piano, para que os resulte más visual y práctico.

Para los que prefiráis tener un manual o un libro físico, cualquiera de estos dos os deberían ayudar. El libro de los acordes para piano es especialmente visual ya que aparecen representados gráficamente todos los acordes tanto en pentagrama como en dibujos de teclado, señalando cómo y qué teclas tocar para formar cada acorde. Por su parte, el manual de escalas y acordes para piano es una gran guía de cabecera para adentrarse en este tema.

Deja tu comentario