Inicio Actualidad Pon una pedalera en tu vida: usos y ventajas del pedalier

Pon una pedalera en tu vida: usos y ventajas del pedalier

Hace unos meses explicamos detalladamente lo que era el piano-pédalier y la labor de Roberto Prosseda en el resurgimiento de esta peculiar pedalera para piano, que hoy en día se puede encontrar en formato electrónico para utilizar también con teclados o pianos eléctricos.

Resumidamente, la pedalier o pedalero es un conjunto de pedales que simulan teclas del piano o teclado para ser tocadas con los pies. Aunque lo más habitual es verlos en órganos, su uso fue bastante popular en pianos en determinadas épocas. Actualmente vuelven a estar en el punto de mira de pianistas y teclistas, gracias a su versión MIDI que se puede incorporar a cualquier órgano o piano eléctrico.

Ventajas de la pedalier o pedalero.

Sin duda, como sucede con los teclados y controladores MIDI, las pedalier electrónicas han evolucionado mucho con respecto a las acústicas y de madera. Esto no quiere decir directamente que sean mejores, ya que cada intérprete tiene sus gustos, costumbres y necesidades.

En el caso de las electrónicas, son mucho más ligeras y portátiles. Esto hace que las puedas llevar junto con tu teclado, piano eléctrico o controlador MIDI allá a donde vayas de manera fácil y cómoda. Simplemente, se conectan por cable MIDI o USB a tu instrumento y ya puedes utilizarlas. Existen de 13 0 17 pedales y aunque las más utilizadas son de una octava, también existen de dos octavas.

Aquí podrías pensar que una o dos octavas es muy poco rango, pero recuerda: no es un teclado. Se trata de que lo toques con los pies, y lo más habitual es que no sean tan ágiles como las manos.

Por otro lado, actualmente existen controversias entre los teclistas sobre el uso de disparadores, lanzamientos de sonidos y pistas pregrabadas, etc. Esta situación implica claramente que hay gente a favor de llevar a un directo más de lo que puedes tocar, y gente en contra de que suenen más cosas de las que estás interpretando, ya que lo ven como hacer playback o incluso una especie de fraude o engaño.

Con los pedaleros o pedalier se llega a un punto intermedio en esta discusión. No suena más de lo que se toca, pero sí que se utilizan más recursos de los que nos ofrecen exclusivamente nuestras manos. No obstante, también se le pueden asignar funciones para que soltar determinados efectos o pregrabados.

Usos.

Refuerzo armónico y tonal.

La función más evidente y también la más popular entre los usuarios es la de realizar los bajos. Ya sea en música litúrgica, clásica, rock o el estilo que estés escuchando ahora mismo, siempre se intenta reforzar la tónica y proporcionar esa sensación de sustento armónico. Aumentar la densidad sonora dando más protagonismo a la fundamental del acorde.

Es cierto que con muchos teclados y controladores podemos programar y crear bajos. Pero si lo hacemos con los pedales, podemos personalizarlo y adaptarnos a cualquier imprevisto o circunstancia. Además, no hay que sacar ninguna de las manos del teclado para apretar ningún botón. Puedes realizar arpegios, notas pedal o cualquier otro tipo de bajo/acompañamiento/refuerzo sin que sea una secuencia repetitiva o un patrón típico preestablecido, al tocar con los pies las notas que a ti te apetezcan. Todo esto mientras tus manos crean polifonía, voces independientes o melodía acompañada. Tocar físicamente los bajos te va a dar más expresión, independencia musical y por su puesto, enriquecerá más tus interpretaciones. Al fin y al cabo, todo lo que sea automático se basa en unos patrones y secuencias que tienden a limitarte musicalmente.

Variando este ejemplo, también podrías utilizar la pedalier para reforzar las secuencias o progresiones armónicas que utilices. Así podrías improvisar a ambas manos o enriquecer un poco más tus acompañamientos, saliendo un poco de lo previsible y al mismo tiempo sin perder la dirección de la progresión armónica que sigues, ya que la harás con tus pies.

Variedad tímbrica.

Ya sea para realizar la línea de bajos, una contramelodía o bien un refuerzo armónico, se pueden utilizar sonidos graves o los propios de «bajo/bass». Si el estilo musical lo permite, también se pueden emplear sonidos menos convencionales. Realizar con los pies la línea melódica de un segundo instrumento que dialogue con el de nuestras manos con un sonido distinto, realizar un acompañamiento rítmico con sonidos de percusión (batería, tumbadoras…), refuerzo tonal con notas tenidas en sonido de violines, etc.

Recuerda que estas pedaleras se pueden utilizar de manera multitímbrica, por lo que puedes sumar sonidos afinados de percusión como los de timbales, simulando la percusión de una orquesta sinfónica. Las posibilidades que te ofrece tan solo se verán limitadas por tu creatividad y tu imaginación.

Efectos.

Como decíamos antes, este tipo de pedalera te permite hacer acompañamientos con instrumentos de percusión, pero no tienes por qué limitarte a eso. Puedes utilizar cualquier sonido y recrear truenos, lluvia, etc. Puedes hacer sonar los efectos que mejor encajen en tus canciones a través de tus pies, sin mover las manos de las teclas, como sucede con los sintetizadores, workstations, etc. Sin duda, la independencia que le ofrece a tus manos es una de sus principales ventajas.

Controlador.

También puedes utilizar tu pedalier para asignarle funciones de tipo controlador. Esto quiere decir que con los pies y a tiempo real mientras tocas, puedes modificar acordes o cualquier tipo de arreglo automático. De nuevo, recuerda que a diferencia de lo que sucede con algunos controladores o sintetizadores, con la pedalier no tienes que apretar ningún botón con las manos. Tus manos seguirán tocando lo que sea, mientras tus pies actúan de forma independiente a ellas, haciendo lo que te haga falta en cada momento.

Sin duda, la pedalier o pedalero se está convirtiendo en el nuevo aliado de los teclistas. Tiene muchas ventajas para convertirse en el nuevo complemento de moda. Puedes conseguirlos en tiendas de música especializadas o en grandes portales como Amazon.

Cris Rodriguez
Pianista profesional y profesora de conservatorio. Cofundadora de Maldito Piano. Cuando mi trabajo me dá tregua, me escapo a tocar por el mundo adelante para participar en proyectos alucinantes como el Jordan Rudess KeyFest o Rockin'1000. No sé vivir sin música,así que el tiempo que me queda se lo dedico a estos tutoriales.

Dejar respuesta

Deja tu mensaje
Por favor, escribe tu nombre

- Advertisment -

ENTRADAS POPULARES

Mucho más que cine: Al piano con Clint Eastwood

Clint Eastwood es ese señor mayor que parece que lleva toda la vida en nuestras pantallas como actor, director de cine y...

Forum Musikae: Academia Internacional de música

El prestigioso proyecto académico de música Forum Musikae organiza, un año más, su aclamada Academia Internacional de música. Dos semanas en las...

Aprende a tocar sonatinas al piano

Una sonatina es una sonata de pequeñas dimensiones. Por lo general, suelen resultar más ligeras y sin alardes de virtuosismo o complejidad....

Pon una pedalera en tu vida: usos y ventajas del pedalier

Hace unos meses explicamos detalladamente lo que era el piano-pédalier y la labor de Roberto Prosseda en el resurgimiento de esta peculiar...