InicioActualidadDesmontando mitos sobre el piano y los pianistas.

Desmontando mitos sobre el piano y los pianistas.

¿Cuántas veces has escuchado eso de aprende a tocar el piano en 5 minutos, que puedes aprender a tocar el piano con el móvil o que ya eres muy mayor para aprender a tocar el piano? Ya sea por culpa de la publicidad o de creencias que pasan de boca a boca, existen ciertos mitos en torno al piano, que no siempre son verdad.

Hoy en Maldito Piano, queremos hacer un recorrido por algunos de estos mitos y creencias, para analizar cuáles son ciertos y cuáles no. Seguro que en más de una ocasión has escuchado alguno de los que aparecen en esta lista. Hoy descubrirás si son verdad o mentira.

Soy muy viejo (o muy joven) para aprender a tocar.

Mentira. Nadie es demasiado viejo o demasiado joven para aprender a tocar el piano. Otra cosa es que, por ejemplo, pretendas ser un gran concertista y comiences a tocar el piano desde cero a los 95 años de edad. Obviamente no te quedará mucho margen para llegar a ser concertista, porque eso es algo que requiere años y años de formación. Pero sí que puedes aprender a tocar e incluso te beneficiará al ayudarte a mantener tu memoria, tu capacidad de concentración, tu capacidad motora en las manos, etc.

En el caso de los niños, igual que pasa con los idiomas, no está para nada contraindicado que aprendan a tocar un instrumento. Además de aprender piano, también le será útil para desarrollar capacidades y habilidades que aplicarán en su día a día.

Para tocar el piano es obligatorio saber leer partituras.

No es que sea obligatorio, e incluso conocemos un par de grandes pianistas y teclistas que no vieron una partitura delante en su vida. Lo que debes saber es que salvo contadas excepciones, si no sabes leer partituras, tu aprendizaje será mucho más lento y se verá limitado. Especialmente si lo que pretendes es tocar música clásica.

En un año aprenderé a tocar el piano decentemente.

Olvídate de esos anuncios de aprende a tocar el piano en 5 minutos, ni en dos semanas, ni un años. De ser así, los grandes concertistas no dedicarían años y años a estudiar piano. Tocar el piano bien, requiere de años de práctica.

Aún así, esta afirmación conlleva un depende. Depende de cuánto practiques y depende de a qué le llames tocar el piano decentemente. Lo que te podemos garantizar, es que siendo constante al piano, en un año tocarás piezas de iniciación o de incluso nivel intermedio. Pero olvídate de tocar como tu concertista favorito en un año.

Recuerda que tener un método de estudio eficaz al piano es indispensable para progresar mejor y más rápido. Puedes consultar nuestro método recomendado en este enlace.

Para tocar bien, necesito ejercicios de coordinación e independencia.

Correcto. Todos necesitamos practicar la coordinación de nuestras manos y la independencia de los dedos. Es algo indispensable. De lo contrario, no dominarás tus dedos y tus interpretaciones y cualidades pianísticas serán muy pobres.

Es importante que cuando los hagas controles que tus dedos y manos se mantienen en la correcta posición todo el tiempo y evitar movimientos incontrolados. Además, debes comenzar con ejercicios estáticos (primero a manos separadas y luego a manos juntas) y luego pasarte a ejercicios que tengan desplazamientos y movimientos. También puedes realizarlos primero con fuerzas iguales en cada mano pero luego jugar con las dinámicas y las articulaciones. No solo darle velocidad. Aquí puedes encontrar un montón de estos ejercicios.

Las escalas y arpegios también te serán de ayuda para tener una buena técnica, adquirir control e igualdad en tu agilidad y, en el caso de los arpegios, también te ayudarán a abrir la mano. Recuerda que puedes consultar nuestra PlayList de escalas y arpegios, donde encontrarás un montón de ejercicios que te serán muy útil.

Para tocar cualquier estilo, debo aprender primero música clásica.

Esto es totalmente falso y viene como herencia de la creencia de que la música clásica es el único, mejor y más complejo estilo musical que podemos tocar.

Para aprender a tocar jazz, rock, pop o la música que sea, no necesitas hacerte todos los años del conservatorio en la especialidad de música clásica, ni mucho menos. Recuerda que ahora los propios conservatorios ofrecen la vía de graduarte en jazz, música flamenca, etc.

Siempre puedes aprender a tocar el instrumento desde cero, directamente con el estilo musical que te guste. Que no te mientan. No tiene sentido que pases por Beethoven, Bach o Chopin si tu meta es dominar las progresiones armónicas del rock.

Puedo aprender a tocar el piano sin piano y sin tiempo.

Error. No puedes montar a caballo sin caballo y no puedes tocar el piano sin piano. Otra cosa es que en vez de tener un piano acústico, aprendas con un teclado más o menos básico. Pero necesitas tener tu instrumento para poder progresar.

En cuanto al tiempo, progresarás en función del tiempo que le dediques a estudiar tu instrumento. Ya sea el piano, el violín o la gaita. Si no practicas, no avanzarás. Si practicas poco tiempo y de vez en cuando, avanzarás lentamente. Y si practicas a diario, avanzarás eficazmente y de forma más rápida. Recuerda que es mejor un rato cada día que no 6 horas en una tarde cada nueve días. Esa segunda opción no sirve de nada.

Sobre la excusa de no tener tiempo, te recomendamos que revises lo que haces a lo largo de todo el día. ¿De verdad que no tienes, aunque sea, 15 minutos libres?

Si me hago pianista siempre seré solista.

Otra mentira. Ser pianista no significa ser solista. Es una imagen bucólica que tenemos porque se suele asistir a conciertos de piano y orquesta. Pero el piano también puede tener un papel de acompañamiento en la propia orquesta.

Y eso en el caso de que lleguemos a tocar con una orquesta. A lo mejor tocamos con un grupo de gospel haciendo acompañamientos, o cualquier otra cosa que nos guste. O nos acabamos dedicando a la enseñanza. Lo cierto es que no todos los que estudian piano terminan siendo solistas, ya sea por oportunidades o por vocaciones diferentes.

Tengo las manos demasiado grandes/pequeñas para tocar.

Otra excusa. Tanto si tienes las manos grandes como muy pequeñas, siempre habrá repertorio que puedas tocar. Y si no fíjate en cómo son las manos de los concertistas. Las hay más grandes y más pequeñas, más elásticas o menos… Por ejemplo, Daniel Barenboin alcanza una apertura de una 9ª, mientras que Rachmaninov alcanzaba la 13ª. Ninguno de los dos tuvo problemas para desarrollar su carrera.

Lo importante es que aceptes tus manos como son y que elijas el repertorio y la digitación adecuados. Sobre todo, la digitación.

Seguro que se nos queda alguna que otra leyenda urbana sobre el piano y los pianistas, pero te invitamos a que nos dejes las que te sepas en los comentarios. Así podremos analizar las tuyas en un nuevo artículo.

Cris Rodriguez
Pianista profesional y profesora de conservatorio. Cofundadora de Maldito Piano. Cuando mi trabajo me dá tregua, me escapo a tocar por el mundo adelante para participar en proyectos alucinantes como el Jordan Rudess KeyFest o Rockin'1000. No sé vivir sin música,así que el tiempo que me queda se lo dedico a estos tutoriales.

Dejar respuesta

Deja tu mensaje
Por favor, escribe tu nombre

ENTRADAS POPULARES