Errores en concierto

5 errores en concierto de los que sacar una enseñanza.

Hace poco publicábamos un post sobre cómo María Joao Pirés reaccionaba maravillosamente ante un fallo de la orquesta cuando, en un concierto, empezaron a tocar la obra de Mozart que no era.

Pero ni todo el mundo puede reaccionar con la genialidad de la Pirés, ni todos los fallos son igual de salvables. Lo cierto es que en directo puede fallar absolutamente todo: puedes perderte durante la canción, puede fallar la banda que te acompaña, puede fallar el piano… La lista es interminable.

Todo el mundo es susceptible de fallar en directo, no importa el estilo, o el nivel de cada persona. Es más, casi podemos afirmar con total seguridad que, si tocas a menudo en directo, tarde o temprano te toparás con un fallo en directo, ya sea tuyo o ajeno a ti.

Nuestro consejo es que lo afrontes con gracia, porque problemas los tenemos todos. Y, por si no nos crees, vamos a hacer un repaso por algunos fallos en directo, pasando por todos los niveles y estilos.

1- Entrada triunfal del teclado en el concierto del instituto.

Imagina la situación. Estás empezando con tu instrumento y tienes una pequeña banda, totalmente amateur, con tus amigos del colegio. Tus profesores te animan y os atrevéis a dar vuestro primer concierto.

Empezáis a tocar. Es cierto que la banda no suena demasiado sólida pero es el momento de tu entrada triunfal al teclado. Una actuación y directo al estrellato…o no.

Después de esto, la banda necesitará mucho valor para volver a actuar en directo. Desde aquí los animamos a continuar.

Enseñanza: Cuando empiezas tocando fondo, solo puedes ir hacia arriba

2- El piano de Axl Rose que tocaba solo.

Los Guns and Roses, tras 15 años separados, volvieron a reunirse en 2016 para una gira mundial. Los años no pasan en vano, la banda no tenía la misma pegada y su vocalista, Axl Rose, distaba mucho de ser el que era.

Aún así, ningún fan de la banda quería perderse este Not in This Lifetime…Tour en el que volvían a tocar sus grandes clásicos.

Uno de los momentos álgidos del concierto venía cuando Axl se sentaba en su piano de cola a tocar grandes baladas como November Rain. Hasta que en un concierto en Houston vimos esto.

Parece ser que Axl Rose no estaba por la labor de aprenderse de nuevo los temas al piano y decidió utilizar un piano de cola con la capacidad de tocar solo. Y pasó lo que pasó. Por lo menos, Axl ha madurado y se tomó bastante bien el asunto. Hace quince años hubiera expulsado de la banda al técnico, al piano, al guitarrista y hasta al taquillero.

Enseñanza: En los conciertos se toca, no se hace el ganso.

3- Eliane Rodrigues y el pedal del piano estropeado.

La pianista brasileña Eliane Rodrigues acababa de empezar su recital en De Doelen, en Rotterdam, cuando de repente se percata de que el pedal del piano no funciona. Esto puede ser fatal en un concierto de clásico, donde el público no es especialmente tolerante con los errores.

Lo normal es que la actuación se parase mientras se cambia de piano, con el consiguiente enfado del pianista y el músico. Sin embargo, Eliane decidió utilizar su gracia natural para hacer el cambio mucho más divertido.

No sabemos cómo sería el resto del recital pero seguro que, con este cambio, la pianista se metió al público en el bolsillo.

Enseñanza: Da igual el problema al que te enfrentes, todo el mundo agradecerá que lo tomes con humor.

4- Amanda Palmer y la llamada de móvil

¿Cómo reaccionarías ante una llamada de teléfono durante tu actuación?. Amanda Palmer es de las que no se callan y, ante una interrupción durante su interpretación de Tchaikovsky, acaba subiendo al dueño del teléfono al escenario.

Las actuaciones de Amanda Palmer no son para nada convencionales, ni cuando toca clásico, ni cuando toca con su banda, los Dresden Dolls. En este caso, se adelantó a una posible interrupción espontánea, incorporando la llamada de móvil al espectáculo.

De acuerdo, esto no es un error, ya que está preparado, pero más vale adelantarse a posibles interrupciones.

Enseñanza: Si estás preparado antes posibles interrupciones, podrás reaccionar mejor.

Keith Moon y sus problemas con la dinamita

Vale, aquí haremos una pequeña excepción, ya que se trata de un batería en vez de un pianista, pero es que debemos de estar ante la mayor metedura de pata de la historia sobre un escenario.

Corría el año 67 y The Who estaba adentrándose en el mercado americano con su fama de ser la banda más salvaje en directo. Era su primera actuación en la televisión americana y querían seguir con su «tradición» de romper los instrumentos tras la actuación.

El batería, Keith Moon, era el más salvaje de todos. Se le había ocurrido un truco escénico que consistía en ocultar un poco de dinamita en un tom de la batería. De esta manera, al golpearla al final de la actuación, creaba una especie de petardo.

Sin embargo, esta vez se le fue la mano y puso 10 veces más dinamita que la que solía poner sin que nadie lo supiera. Resultado final: una batería explosiva, Keith Moon por los suelos, el pelo del guitarrista ardiendo, un inicio de sordera por culpa de la explosión y uno de los vídeos más memorables de la historia del rock.

Enseñanza: Si decides tener los directos más intensos, aléjate de la dinamita.

Deja tu comentario