InicioActualidadEliminan dos piezas de Debussy en una escuela de música.

Eliminan dos piezas de Debussy en una escuela de música.

El Kaufman Music Center de Nueva York ha decidido eliminar dos composiciones de Debussy de su repertorio, por considerar que tienen tintes racistas. Las piezas en cuestión son Golliwogg’s Cakewalk y Le Petit Nègre.

En un comunicado, el Kaufman Music Center explicaba así su decisión: “Estas dos piezas ya no son aceptables en nuestro actual panorama cultural y artístico. Queremos hacer de esta escuela un lugar donde todos nuestros estudiantes se sientan apoyados, y estas dos piezas tienen connotaciones racistas y anticuadas. Por fortuna el repertorio pianístico es vasto y hay muchas excelentes alternativas”.

Últimamente se han sucedido diversos actos de este tipo que han afectado a todas las artes: cine, pintura, música, etc. Somos conscientes de las reacciones airadas que provocan este tipo de decisiones, por eso creemos conveniente contextualizar todo antes de posicionarnos.

El origen de estas dos piezas

Sobre Golliwogg’s Cakewalk ya escribimos un artículo muy completo en nuestro blog, que puedes ver aquí. Se trata de una pieza de unos 3 minutos de duración que se encuadra dentro de una suite de 6 piezas llamada Children´s corner. Debussy compuso esta suite para su hija, a la que cariñosamente llamaba Chow-Chow, cuando esta tenía 3 años.

Esta pieza estaba dedicada a la muñeca favorita de la niña, que era una muñeca Golliwogg. Estas muñecas representaban a una persona negra, estereotipada y con ciertas connotaciones negativas, propias de la mirada de la época. No olvidemos que estamos hablando de los primeros años del siglo XX.

El cakewalk es un baile típico de las plantaciones del sur de EEUU. Debussy quiso componer una melodía para que la muñeca bailase y pensó que esa sería el tipo de música que le pegaba a la muñeca.

Debussy compuso Le Petit Nègre un año después que Golliwogg’s Cakewalk y no deja de ser una reminiscencia de esta. También se trata de un cakewalk, así que podemos inferir que estableció la misma relación entre esa música y las personas de raza negra.

Sobre el revisionismo histórico de nuestra época.

El Kaufman Music Center tacha estas dos obras de «anticuadas y con connotaciones racistas«. Desde luego, se trata de obras compuestas con una mentalidad anticuada si tenemos en cuenta que se escribieron hace más de 110 años. Lo mismo pasa con el 99% de lo que entendemos por música clásica. Más allá de la ideología de cada uno, Beethoven, Chopin o Haydn fueron hijos de su siglo y su mentalidad se encuadrará dentro de los usos y costumbres de su época.

¿Tienen estas dos composiciones de Debussy connotaciones racistas?. Desde luego, las muñecas Golliwogg tenían ciertas connotaciones negativas, pero cabe pensar que Debussy no viese «una muñeca negra» y sí «la muñeca preferida de su hija». Cada cual que piense lo que considere.

Este revisionismo no es nuevo y cada vez aparecen más obras que se convierten en el centro de debate. Hace poco pasó con Lo que el viento se llevó y Dumbo por perpetuar estereotipos de los negros. Mientras que algunos defensores de este revisionismo se alzan como defensores de la moral y dirigen lo que parece una caza de brujas en busca de cada vez más obras que no pasan el filtro; otros hablan de una «cultura de la polarización» que nos quiere imponer una ideología disfrazada de buenismo y trataran por todos los medios de que te escandalices por la decisión que ha tomado una escuela de música de la que ni habías oído hablar hasta ahora.

Personalmente, no puedo más que desconfiar de los dos extremos. Pienso que son dos fuerzas que únicamente tratan de dominar el relato de lo que es políticamente correcto y lo que no, apelando más a la parte emocional de la gente que a la racional. Si bien es necesario caminar hacia una sociedad cada vez más justa, donde comportamientos racistas, machistas, homófobos y demás desaparezcan de una vez por todas, me parece que eliminar obras es infantilizar a la sociedad. Debussy, Shakespeare, Nietzsche o Walt Disney han sido personajes claves para moldear la sociedad en que vivimos y, nos gusté o no, su presencia está ahí.

¿Debemos privar a las futuras generaciones de obras clave en nuestra historia porque su manera de percibir el mundo no se ajusta a nuestros valores?, ¿estas prohibiciones nos acercan a una sociedad más justa o es mejor contextualizar lo que hemos para comprender lo que somos?. No caigas en la respuesta rápida, esta guerra acaba de empezar y va para largo.

Agus Rodríguez
Creador de contenidos online y experto en marketing digital y RRSS. Cofundador de Maldito Piano. Amante del deporte y la buena comida. La música me ayuda a viajar cuando mi presupuesto no me lo permite.

2 Comentarios

  1. Nos quieren imponer una manera de pensar y aceptar los deseos de una élite, que poco a poco destruirá la sociedad tal como la conocemos. En las escuelas ya no se nos enseña a pensar, sino a obedecer. Pobre juventud, lo que les espera!!!!

    • Cierto, pero es algo que lleva haciéndose toda la vida. Tan malo es imponer una forma de pensar, como la contraria. Por eso es tan necesaria la pausa, la reflexión y la búsqueda de puntos en común, ante tanta posición visceral.

Dejar respuesta

Deja tu mensaje
Por favor, escribe tu nombre

- Advertisment -

ENTRADAS POPULARES