música en braille

Música en braille: así es la notación de los ciegos

Aún a día de hoy, la gente se sigue sorprendiendo al ver músicos con problemas de visión o completamente ciegos. No existe mucha información sobre cómo un ciego puede aprender a dominar un instrumento y aprender música. Y no hace falta pensar mucho para recordar un buen número de músico ciegos: Stevie Wonder, Antonio de Cabezón, Ray Charles, Joaquín Rodrigo, Arth Tatum, etc.

Muchos de estos músicos optan por aprender/enseñar música de oído o por pura imitación, pero existe todo un sistema organizado para la enseñanza y el aprendizaje de música, al igual que lo hay con la lecto-escritura: el braille. De hecho, el sistema fue ideado y desarrollado por la misma persona de manera paralela: Luis Braille.

Para aprender música en braille, se lee con una mano y se toca con la otra. Pero en el caso de instrumentos como el piano que para tocar se necesitan las dos manos, se lee con el tacto (sistema braille), se memoriza, y luego se comienza a tocar.

Notación en braille

Básicamente, no se utilizan pentagramas y las letras y símbolos músicales se obtienen por diferentes colocaciones y agrupaciones de unos puntitos en relieve en el papel. Además, cada nota musical se corresponde con una letra, tal y como sucede con el sistema americano.

Tanto en la escritura en braille como en la notación musical, se utilizan una especie de celdas con 6 puntitos cada uno. Como dijimos antes, para la música en braille, cada nota se corresponde con una letra, que son d,e,f,g,h,i,j.

música en braille: notas

Todas las notas tienen una característica común, no utilizan la última fila, la que corresponde a los puntos 3 y 6 (los puntitos se enumeran en vertical).

Así, la redonda se representa con los puntos 3 y 6, la blanca con el 3, la negra con el 6 y la corchea dejando ambos puntos en blanco. Y lo mismo con los silencios.

Notas en braille: figuras

De la misma manera, cada símbolo musical tendrá su equivalente en braille. Por ejemplo, el puntillo se representa con el punto 3 puesto justo después de la nota o silencio al que le afecta. Y lo mismo sucede para indicar las claves, el compás, las barras divisorias, ligaduras, signos de octava, etc.

También existe un sistema de puntos para indicar las digitaciones que se deben emplear para tocar. Estos puntos, que en este caso representan números, también se colocan justo después de la nota a la que se refieren.

Para los acordes y acompañamientos, los símbolos se establecen en torno a los intervalos musicales que los componen (para formar acordes, recordemos que, por ejemplo, una tríada es una tercera más una quinta):

En la siguiente fotografía podemos ver el equivalente en Braille de una sencilla partitura para piano:

música en braille: transcripción

Afortunadamente, a día de hoy existen páginas web que ofrecen ayuda a músicos con problemas de visión, ya sea con información, organización de cursos y seminarios, venta de partituras, manuales, etc. También están enfocadas a ayudar a profesionales de la educación que tengan alumnos con estas características. Un buen ejemplo sería músicaenbraille.com

También existen manuales editados, aunque en castellano es complicado encontrarlos. En Amazon por ejemplo, los hay disponibles en portugués o en inglés.

Existen países en los que, en determinadas escuelas se usa el sistema de notación musical convencional, pero impreso con relieve sobre materiales más rígidos. No obstante, no es la manera más habitual ni extendida. Además, las partituras, debido a los materiales empleados para poder editarlas, resultan más costosas.

Deja tu comentario