InicioArtículos pedagógicosLos mejores tips para el cuidado de las manos del pianista.

Los mejores tips para el cuidado de las manos del pianista.

Si eres pianista, seguro que en algún momento de tu formación has notado dolores en las manos o incluso has sufrido algún tipo de tendinitis. Para evitarlas, lo mejor es adoptar una buena posición corporal al piano. Aún así, por la sobrecarga y el esfuerzo continuo, muchos pianistas presentan problemas como la epicondilitis (codo de tenista), o del túnel carpiano. Hoy te vamos a enseñar las 5 mejores soluciones para el cuidado de las manos del pianista..

1- Realiza calentamientos.

Si hay algo en lo que insistimos constantemente en Maldito Piano es en la necesidad de calentar. Un pianista necesita calentar igual que un atleta, un nadador o un lanzador de jabalinas. Cualquier deportista necesita calentar antes de realizar su entrenamiento o su competición. Y un pianista también. Cualquier trabajo muscular intenso y/o repetitivo precisa de un calentamiento. Puedes consultar ejercicios de calentamiento y estiramientos para pianistas en este vídeo.

2- Evita ataduras y pesos.

Acéptalo de una vez. Si eres pianista, puedes llevar pulseras, relojes y anillos en la calle o en las comidas familiares, pero no mientras tocas. Todo lo que implique peso y/o limitación de aperturas y movimientos en nuestras muñecas y dedos va a ser perjudicial para nuestra carrera pianística. Restan libertad de movimientos, dificultan o anulan las aperturas y extensiones. Además, el peso al tocar durante horas acarreará lesiones.

Por si fuera poco con los motivos de salud y físicos, también hay otra razón para que no lleves pulseras. El ruido que hacen mientras tocan. Te distraerá y lo que es peor, molestará a tus oyentes.

3- Mantén tus uñas limpias y cortas.

Sabemos que te encanta esa moda de llevar uñas larguísimas, postizas, con incrustaciones o de mil colores. Pero recuerda que eres pianista y que el piano se toca con la punta de los dedos. No se puede tocar con un cacho de acrílico enorme anclado a ellos. Sería lo mismo que presionar las teclas con un palo. No tienes contacto ni control real y absoluto sobre la tecla y, lo que es peor, te obligas a tocar con los dedos casi estirados. Además, el esmalte con el roce puede quedarse pegado a las teclas y mancharlas.

4- Cuida tus manos del frío.

Al igual que calentar muscularmente es importante, también lo es a nivel de temperatura. No se puede tocar el piano con las manos frías y los dedos entumecidos. Sin duda alguna, te lesionarás. Para ello es bueno vestir guantes en invierno e incluso frotarse las manos con toallas calientes. Una buena solución también es la de usar calentadores de manos como este.

5- Ojo con los golpes.

Terminamos con algo tan obvio que incluso se pasa por alto. Necesitamos no golpear nuestras manos. No tiene sentido prevenir lesiones al piano si luego te haces daño fuera del piano. Cualquier lesión que tengas en tus manos, muñecas, brazos y hombros te afectará al piano. Por eso, procura no recibir golpes, cortes, quemaduras y evita agarrar cargas muy pesadas.

Finalmente, recuerda que estos consejos solo sirven si los añades a tus rutinas diarias. No evitarás una lesión calentando un día aislado, o evitando golpearte las manos una vez al mes. Debes adoptarlas y aplicarlas en tu día a día. Sin excepciones.

Cris Rodriguez
Pianista profesional y profesora de conservatorio. Cofundadora de Maldito Piano. Cuando mi trabajo me dá tregua, me escapo a tocar por el mundo adelante para participar en proyectos alucinantes como el Jordan Rudess KeyFest o Rockin'1000. No sé vivir sin música,así que el tiempo que me queda se lo dedico a estos tutoriales.

Dejar respuesta

Deja tu mensaje
Por favor, escribe tu nombre

- Advertisment -

ENTRADAS POPULARES