InicioArtículos pedagógicosAnálisis de las dos sonatas Opus 49 de Beethoven.

Análisis de las dos sonatas Opus 49 de Beethoven.

Las sonatas para piano de Beethoven Op. 49 nº 1 y 2 son dos sonatas breves, de tan solo dos movimientos y unos 8 minutos de duración cada una. Ambas son parecidas en cuanto a su estilo compositivo, con claras reminiscencias del Clasicismo. Tanto es así, que la segunda está dedicada a Haydn.

En un principio Beethoven las compuso para dárselas a alumnos y conocidos, pero no para publicarlas. Es gracias a su hermano, Kaspar Beethoven, que a día de hoy podemos disfrutarlas al piano, ya que las mandó publicar sin el consentimiento del compositor. Debido a este motivo, ambas sonatas son una excepción en cuanto al criterio de publicación que se seguía con las obras de Beethoven. Todas se iban publicando por orden cronológico, en cuanto el maestro las terminaba. Sin embargo, estas dos se publicaron casi una década después de su composición. Incluso la marcada como nº 2 es anterior a la nº 1.

Si bien es cierto que no son las sonatas más difíciles de Beethoven en cuanto a técnica, sí que son todo un ejemplo de gran expresividad. Especialmente Op. 49 Nº1.

Ahora vamos a analizarlas de una en una, para lo que te recomendamos que tengas las partituras delante. Puedes descargarlas gratis aquí: Op. 49 nº1 y Op. 49 nº2. Si lo prefieres, también puedes comprar el libro completo de las Sonatas para piano de Beethoven en este enlace. Por otro lado, si deseas más información teórica sobre las sonatas de Beethoven, te recomendamos que te hagas con el libro de Charles Rosen.

Sonata Op. 49 Nº 1.

Está compuesta en la tonalidad de sol menor y consta de solo dos movimientos. El primero es un andante en una especie de forma sonata muy abreviada, y el segundo es un rondó, que a nivel técnico es más complicado que el primero.

Primer movimiento.

La tonalidad y la forma en la que está compuesto le otorgan un gran sentimiento melancólico. Además, posee la indicación de andante, lo cual ya nos da una pista de que no va a ser un movimiento rápido y lleno de demostraciones técnicas, sino que se va a tratar de un movimiento tranquilo que tratará de dar el protagonismo a la expresividad.

El primer tema, al que llamaremos A, comienza con una melodía en la derecha que es reforzada por un contrapunto hecho a base de terceras en la izquierda. Para no liarnos demasiado con aspectos armónicos que puedan confundirte, lo que debes saber es que el tema se va a ir repitiendo añadiendo adornos (gruppetti) y el acompañamiento se hará cada vez más movido. Tras una pequeña cadencia y un corto desarrollo se va a la tercera parte, donde se reexpone el tema A, aunque en esta ocasión la izquierda pasará a tocarlo mientras la derecha lo acompaña con unas semicorcheas. Ese tema enlaza con una pequeña transición que nos lleva directamente a la coda.

Segundo movimiento.

Se trata de un rondó en compás de 6/8 y en tonalidad de Sol Mayor. Además, es en tempo allegro (negra con puntillo a 100 BPM aprox.), por lo que Beethoven omite el típico movimiento lento y de baile para ir directamente al final.

Su tema principal es ligero y con una melodía que se ve subrayada a veces por unas terceras en la mano izquierda (contrapuntos por movimiento contrario). Cuando llegamos al forte aparece un motivo secundario que modula al modo menor, creando un episodio de movido acompañamiento que nos lleva a si bemol mayor. Es ahí donde empieza el segundo tema principal (dicho sea de paso, este tema proviene del motivo secundario). Este segundo tema se va a ver complementado por otro motivo que aparece armonizado a 4 voces y que termina con la reexposición del primero pero adornado.

Tras la repetición de este pasaje y de un episodio modulante, vuelve a aparecer el segundo tema en la tonalidad de la tónica y una coda con terceras a modo de acompañamiento. En la coda, la idea del tema principal se recuerda en la mano izquierda y luego en la derecha a modo de diálogo. Termina con los acordes tonales en fortísimo.

Sonata OP. 49 Nº 2.

Al igual que la nº1, esta sonata también consta de solo 2 movimientos. Eso sí, Beethoven utiliza un tema en el minué (2º movimiento) que ya utilizó en otra ocasión. Recicla el tema del Septimino Op. 20.

Primer movimiento.

Viene con la indicación de Allegro ma non troppo, por lo que no debe tocarse excesivamente rápido. Presenta ritmo binario y un tema A formado por dos motivos.

El primero de ellos es muy breve (4 compases) y está escrito principalmente a 2 voces. Se repite pero en octava superior y variando el acompañamiento.

El segundo motivo de A comienza en la región aguda con una sencilla melodía que posee dos apoyaturas. La mano izquierda realiza una serie de acordes para acompañarla armónica y rítmicamente. Durante este motivo la melodía se escuchará varias veces y en registros cada vez más graves.

El segundo tema de de este primer movimiento también va a estar formada por dos motivos. El primero de ellos es el encargado de llevarnos a una nueva tonalidad. Tras su repetición, entra el segundo motivo. Éste está compuesto a base de tresillos y escalas.

El desarrollo también va a ser breve (14 compases) y posee un motivo melódico en re menor que proviene del segundo tema.

Tras una corta recapitulación, el movimiento concluye sin aparecer ninguna coda, con una cadencia perfecta.

Segundo movimiento.

Posee una forma rondó y un estilo clásico que recuerda mucho a Haydn.

Su tema principal se repite en octava alta. Justo después de la cadencia perfecta, comienza un episodio de escalas y un pequeño motivo secundario con un movido acompañamiento. Tras él, se repite el tema y se pasa a otro episodio, muy breve y en la región de la subdominante.

Tras eso, comienza el segundo tema principal, formado por dos motivos contrastantes. El primero es enérgico y con terceras y sextas, mientras que el segundo es más suave y formado por una melodía acompañada de dos únicos acordes.

Se reexpone el tema principal y aparece una coda, basada en ese mismo tema y con un arabesco que nos conduce directamente a una cadencia perfecta. Justo después, aparece una segunda cadencia, pero mucho más suave.

Finalmente, queremos dejarte la comparativa del tema del Septimino op. 20, con el del segundo movimiento de esta sonata. Podrás ver rápidamente lo idénticos que son.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es bet-2-2-1.png
Cris Rodriguez
Pianista profesional y profesora de conservatorio. Cofundadora de Maldito Piano. Cuando mi trabajo me dá tregua, me escapo a tocar por el mundo adelante para participar en proyectos alucinantes como el Jordan Rudess KeyFest o Rockin'1000. No sé vivir sin música,así que el tiempo que me queda se lo dedico a estos tutoriales.

Dejar respuesta

Deja tu mensaje
Por favor, escribe tu nombre

- Advertisment -

ENTRADAS POPULARES