Roll piano

Analizando los roll-pianos, ¿son pianos de verdad?

Cada vez se ven más anuncios en las grandes plataformas de venta online sobre una especie de teclados flexibles que se pueden enrollar y transportar a cualquier parte y tocar donde sea y como sea.

Dichos teclados, conocidos como roller-piano o roll-piano, se caracterizan por simular el teclado del piano, pero en formato alfombrilla. Es decir, es una especie de tira de goma conectada a un pequeño cajetín donde están los botones para cambiar los sonidos, un pequeño altavoz, el display para ver los números/nombres de los sonidos y el espacio para las pilas.

En el mercado suelen rondar entre los 25 euros hasta los 150 dependiendo de la marca o modelo. Según las descripciones de los productos son manejables, fáciles de utilizar, portátiles, no pesan, suenan bien, tienen las 88 teclas… Quizás todo es demasiado bonito para ser verdad.

Hemos comprado uno para probarlo y experimentar con él y… .esta ha sido nuestra experiencia. Cabe destacar que nos hemos ido a uno de los más caros para poder hablar de ellos con propiedad.

Hay una serie de ventajas evidentes en las que los anunciantes no se equivocan: son muy ligeros, flexibles y fáciles de transportar. Pero hemos de decir que más que un instrumento, es un juguete. Un aparato que está bien para llevar de viaje y jugar un poco en cualquier lado pero que dista mucho de ser un piano de verdad.

Las teclas no tienen el tamaño estándar, son más pequeñas y blanditas, y si no se ponen sobre una superficie plana y dura, muchas de ellas no sonarán. Los sonidos son más bien cutres e incluso algunos suenan distorsionados.

El principal problema que le vemos, es que no sirve para practicar ni si quiera ejercicios simples, ya que si tratas de mantener pulsada una tecla para darle un valor más largo, el sonido no se mantiene. Supongamos que queremos tocar una redonda que vale 4 pulsos. Lo lógico es pulsar la tecla y dejarla pulsada para que el sonido se alargue durante esos 4 pulsos de forma ininterrumpida. Pues bien, la realidad con este teclado es que si aprietas la tecla durante 4 pulsos, sonará 4 veces cortas, en vez de una larga.

En resumen, nos parece algo para niños a modo de entretenimiento, o como mucho como un compañero de viajes para echarse unas risas, o tratar de mover los dedos estando de viaje o antes de un concierto/prueba para el que no podamos calentar en un piano real. Pero, desde luego, no es algo pensado a nivel profesional, ni siquiera un poco serio.

Lo que está muerto no puede morir. Bienvenidos a las Islas del Hierro!

Posted by Cristina Rodríguez on Monday, August 28, 2017

Si buscas algo portátil, manejable, que no pese mucho, y sobre todo, de calidad, te recomendamos que te hagas con un Keytar. En caso de querer tocar con ambas manos (algo difícil en un keytar), entonces échale un ojo a la página web de NuMotion, sus teclados curvos son toda una maravilla tanto a nivel originalidad como de calidad. Al final no va a ser casualidad que teclistas de renombre como Jordan Rudess o Coen Janssen utilicen estos y no los roller pianos en sus conciertos.

Deja tu comentario