¿El piano se lleva en los genes? El curioso caso del tataranieto de Listz

Michael Andreas es un joven español con un gran don para el piano. Sus padres son banqueros sin ningún tipo de formación musical. Pero por sus venas corre parte de ADN de Franz Listz, ya que es su tataranieto. ¿Es simple casualidad o puede, de alguna manera, llevar en los genes el talento para tocar el piano?

Michael Andreas, un joven con talento al piano.

Hijo de unos banqueros que residían en Alemania y Singapur antes de establecerse por motivos laborales en España, Michael Andreas nació en el año 2001 en Barcelona.

El pequeño Michael nunca tuvo influencia musical por parte de sus padres ya que no tocaban ningún instrumento. Sin embargo, desde muy pequeño comenzó a decir que quería aprender a tocar el piano. Los padres se lo tomaron un poco a broma pero adquirieron un piano y Andreas comenzó a recibir clases de piano a los 4 años de edad.

Así, empezó a avanzar tan rápido que ni la propia profesora ni sus padres salían de su asombro. Para Michael, que le mandasen parar de tocar era todo un castigo e incluso se echaba a llorar. Tanto fue así que la profesora llegó un punto en el que les comunicó que no podía seguir dándole clases y les recomendó que continuase su formación con el pianista ruso Gennady Dzyubenko, quien sigue siendo su profesor a día de hoy.

El joven comenzó a ganar diversos concursos y a ofrecer recitales de piano desde sus 8 años, incluyendo shows televisivos como Los Increíbles o Got Talent, ambos emitidos en España. Actualmente sube con periodicidad diferentes vídeos suyos tocando a YouTube.

En este vídeo puedes verle tocando una obra de Liszt en un conocido concurso de piano, con solo 13 años de edad.

Tataranieto de Franz Liszt

Michael Andreas proviene de una familia con raíces alemanas y es descendiente directo del maestro húngaro Franz Liszt y la pianista Sophie Menter.

Hemos de aclarar que aunque a Liszt se le recuerde como un sacerdote, realizó sus votos de muy adulto, tras haber tenido antes un hijo y dos hijas, que perpetuaron la descendencia del genio del piano.

En el caso de Michael, su ascendencia viene del hijo que Liszt había tenido con la pianista Sophie Menter. Así, Sophie y Liszt eran los abuelos del que hoy es el abuelo de Michael, Franz Bergmann.

¿El talento está en los genes?

Para promocionar las actuaciones de Michael Andreas, explotan que es descendiente de Listz. Y no es para menos. Contar con una figura como Franz Liszt en el árbol genealógico es algo de lo que estar orgulloso, pero ¿puede tener algún tipo de influencia en el talento de su tataranieto?.

En Maldito Piano nos extraña que haya algún tipo de influencia genética aunque, desde luego, este hecho puede tener cierto peso. Probablemente, en la familia de Andreas tengan a Liszt como un referente, una especie de héroe familiar en el que fijarse. Es muy probable que este hecho se sumara al interés natural del muchacho por el piano, potenciándolo de manera exponencial.

Por otra parte, y sin menospreciar en absoluto el potencial de Michael Andreas, el hecho de que su familia se pueda permitir un buen profesor privado, también habrá ayudado a su desarrollo como pianista.

En resumen, que nos gusta pensar más en el mérito del joven pianista por su propio esfuerzo y dedicación que en el talento heredado por sus genes.

Una familia ligada a la música.

Michael Andreas no es el único descendiente de Listz que está triunfando en el mundo de la música. La segunda hija de Liszt, Cosima, dejó a su esposo Hans Von Bülow (el conocido director de orquesta) para juntarse con el genio de las óperas, Richard Wagner, emparentando así a las dos principales potencias musicales del momento.

Fruto de este linaje, tenemos a Katharina y Eva Wagner, que actualmente son las directoras del prestigioso festival de Bayreuth, y a Nike Wagner (también directora y compositora), que además de ser descendiente de Wagner también es tatara-nieta de Liszt y por eso, el festival de Weimar se llama Pelerinages, en honor a la celebre obra para piano de su tatarabuelo.

Deja tu comentario