El «Inside-Out» piano

El Inside-Out Piano o Piano de adentro hacia afuera, es una invención de Sarah Nicolls, una pianista experimental y vanguardista que reside en Reino Unido.

Sarah se define a ella misma como pianista, performer, inventora y madre. Además, deja un espacio en su web para presentarse como activista musical. No es de extrañar que una persona tan versátil buscase nuevas maneras de expresión en el piano.

Fue en Liverpool, en el año 2008, cuando Sarah creó el primer piano Inside-Out. Su intención era la de poder acceder a las cuerdas o partes internas del piano mientras tocaba, sin necesidad de dejar de tocar las teclas. Como sabemos, es muy complicado acceder a las cuerdas en un piano de cola sin levantarse de la banqueta y moverse alrededor del piano.

De esta manera, estando al mismo alcance las teclas y las cuerdas, las capacidades interpretativas y sonoras se multiplican. Se puede explorar en la búsqueda de nuevos sonidos y formas de interpretación, por lo que la creatividad apenas encontrará límites.

Su versión mejorada apareció en el año 2014. En la página web de la pianista se pueden ver algunas de las 5000 fotografías que se tomaron durante el proceso de construcción de este segundo prototipo, El Inside-Out Piano 2.

En esta ocasión, Sarah contó con la ayuda de Pierre Malbos, quien tomó de base un piano de cola Erard de 1912 pero giró sus cuerdas 90 grados junto con la caja de resonancia. Así quedaban en vertical, justo detrás del teclado, parecido a como sucede en los pianos verticales o de pared.

A pesar de que el Inside-Out piano ya tiene unos años de vida, Sarah y su invento volvieron a saltar a la palestra hace unos días, tras actuar en uno de los actos principales del Piano Day.

Actualmente, Sarah cuenta con dos shows totalmente diferentes que demuestran tanto la versatilidad de la artista como de su piano.

Moments of Weightlessness: 20 minute edit from Sarah Nicolls on Vimeo.

Belonging Here – a performance with Becca Ellson from Sarah Nicolls on Vimeo.

Valora este post

Deja tu comentario