McCoy Tyner

Fallece McCoy Tyner, uno de los grandes del jazz

El jazz vive días tristes, pues acaba de perder a uno de sus pianistas más icónicos: McCoy Tyner. El pianista de Filadelfia ha muerto el pasado viernes, 6 de enero, a los 81 años de edad.

El nombre de McCoy Tyner se hizo célebre por ser una piedra angular del cuarteto de John Coltrane en la década de los 60. Junto a Herbie Hancock, Chick Corea y Bill Evans, sentó las bases del jazz moderno en el piano.

Una de las mayores influencias del jazz al piano

A pesar de su carácter modesto, la presencia de Tyner se hacía notar en los escenarios. Su sonido era rico y percusivo; sus improvisaciones se centraban en poderosos acordes de la mano izquierda que marcaban el primer pulso del compás y el centro tonal de la música.

Su estilo percusivo puede deberse a la influencia del percusionista Garvin Masseaux, de quien tomó lecciones de conga cuando era adolescente.

Al contrario de lo que hicieron muchos grandes pianistas de jazz de su época, McCoy Tyner jamás utilizó pianos eléctricos ni sintetizadores, si experimentó con ritmos disco o de rock. Estaba comprometido con la acústica del piano y, al poseer uno de los sonidos más fuertes y reconocibles del jazz, nunca se vio en la necesidad de probar otros tipos de instrumento.

Sus experimentos fuera del piano tendieron hacia el koto (instrumento japonés) en su álbum «Sahara» o el clavecín y la celesta en «Trident«.

Su particular manera de tocar ayudó a crear la atmósfera de la música de Coltrane y, por extensión, de todo el jazz de los 60. El propio Coltrane decía de él que » es el tipo de persona que me da alas y me deja despegar del suelo de vez en cuando «.

Sus inicios en Filadelfia

McCoy Tyner nació en Filadelfia en 1938. Con 13 años, empezó a recibir clases de piano. Un años después, su madre que era esteticista, le compró un piano y lo instaló en su salón de belleza.

Creció durante la gran explosión del jazz de Filadelfia, junto con otros grandes pianistas como Red Gardland, Kenny Barron, Ray Bryand o Richie Powell. Este último era el hermano de Bud Powell, el gran ídolo de la infancia de Tyner.

A los 16 años, ya tocaba de forma profesional en una banda de rhythm & blues en fiestas de Filadelfia y Atlantic City. En 1957 conoció a Coltrane, que volvía a Filadelfia tras tocar en el quinteto de Miles Davis.

Ambos músicos forjarían una gran amistad. Además de su amor por la música, compartían una búsqueda constante en la fe. En 1958, Coltrane grabaría una composición de McCoy Tyner: «The Believer«. Cuando Coltrane estuvo listo para formar su propia banda, tuvo muy claro quién sería su desodorante.

Su eclosión como pianista

En 1960, grabó su primer disco con Jazztet, un sexteto de hard-bop dirigido por el saxofonista Benny Golson y el trompetista Art Farmer.

Ese mismo año, Coltrane formó su cuartero. Al principio contaba con el pianista Steve Kuhn, pero solo un mes después fue remplazado por McCoy Tyner. Tenía solo 21 años cuando se unió a esta banda, formando lo que sería conocido como el cuarteto «clásico» de Coltrane. El resto del cuarteto lo formarían el batería Elvin Jones y el bajista Jimmy Garrison.

Su carrera después de Coltrane

Junto al cuartero «clásico» de Coltrane, grabaría discos icónicos como «A love Supreme«, «Crescent» o «Coltrane live at Birdland«. A finales de 1965, Tyner dejaría la banda cuando Coltrane empezó a expandir su sonido, incluyendo cuernos y percusionistas adicionales.

Nunca volvería a tener tanto éxito como músico, aunque su influencia continuó siendo enorme dentro del jazz.

Tras dejar la banda de Coltrane vivió como pianista independiente y formó parte de la banda de gira del batería Art Blakey en el 66 y el 67.

En 1967, poco antes de la muerte de Coltrane, firmó con el mítico sello Blue Note. Al poco de firmar, publicó uno de sus trabajos más interesantes: «The real MacCoy«. Sin embargo, durante los 5 años siguientes que continuó en el sello, tanto el jazz como su carrera estaban en horas bajas. Fue una mala época, tanto que hasta pensó en cambiar de trabajo y sacarse una licencia de taxi.

En 1972 se mudó al sello Millestone, donde permanecería hasta 1982. En esta época, Tyner trabajó constantemente en su banda y volvió a la primera fila del jazz. Durante esta época grabaría varios de sus mejores trabajos, como «Enlightment» que incluía una de sus temas más reconocibles, «Walk Spirit, Talk Spirit».

En 1984 formaría dos nuevas bandas, la McCoy Tyner Big Band y un trío junto al bajista Avery Sharpe y el batería Aaron Scott. Desde mediados de los 90, se centraría en grabaciones en solitario y pequeñas bandas.

En el año 2002, fue nombrado National Endowment for the Arts Jazz Master, uno de los mayores honores que puede recibir un músico de jazz en EEUU.

Deja tu comentario