Baremboim acusado de maltratar a los miembros de su orquesta

Daniel Barenboim acusado por maltratar y humillar a miembros de su orquesta.

Las aguas están revueltas en la Staatsoper unter den Linden, el teatro de la ópera de Berlín donde Daniel Barenboim dirige a su orquesta. Y es que hasta seis de sus músicos han acusado a Daniel Barenboim de dirigirla de manera dictatorial. Estos músicos, que han publicado la denuncia de forma anónima por miedo a represalias, relatan que los insultos y humillaciones por parte del director argentino-israelí son continuas. Todo esto- según los denunciantes- provoca episodios de depresión y tensión elevada entre los músicos de la orquesta.

Estas denuncias han levantado gran revuelo entre la prensa alemana. Tanto, que se han tenido que pronunciar todos los implicados en el tema.

Por un lado, la dirección de la ópera de Berlín ha lanzado un comunicado de apoyo a Daniel Barenboim en el que afirman que «En la Staatsoper, como en todos sitios, hay conflictos, pero los abordamos de forma constructiva»Para continuar afirmando que su colaboración con el director continuará en el futuro ya que, de lo contrario, pasarían de ser una orquesta de proyección internacional a descender a la liga regional.

Como dijimos, los músicos que han denunciado esta vez, lo han hecho de forma anónima. Sin embargo, otros músicos que ya habían denunciado antes las formas de Barenboim, confirman las acusaciones.

El trombonista Martin Reinhardt confirma que en 2015 se vio obligado a cancelar su contrato con la Staatskapelle porque no podía soportar los tratos del director. Martin es uno de los pocos que se atrevió a denunciar públicamente al maestro. En sus propias palabras «Siempre tenía miedo de ir a trabajar. Miedo a su temperamento. A veces estaba de buen humor y en una fracción de segundo estallaba en cólera. Es un lunático».

El timpanista Willi Hilgers también corrobora estos supuestos malos tratos. Hilgers formó parte de la Staatskapelle durante 16 años. Los dos últimos tuvo que hacerlo tomando antidepresivos para poder aguantar.

Sin embargo, otros miembros de la orquesta lo defienden. «Barenboim no es seguramente la persona más paciente. Pierde a menudo los nervios, se enfada, levanta la voz. Pero la pregunta es si un abuelo simpático es capaz de dirigir como hace él una sinfonía de Bruckner». Ha dicho Markus Bruggaier, cornista y miembro del comité directivo de la Staatskapelle.

Por su parte, el propio Daniel Barenboim ha prometido hacer autrocrítica y reflexión, aunque recuerda que ha nacido en argentina, por lo que alude a su temperamento latino.
El maestro también ha aludido a un sabotaje orquestado para que no se quede dirigiendo en Barlín. Se pregunta por qué estás acusaciones surgen justo ahora, cuando está negociando la prorrogación de su contrato (que acaba en 2020) con las autoridades berlinesas.

Este tema lleva mucho tiempo persiguiendo a Daniel Barenboim. Si bien nunca se han confirmado, cada vez son más músicos los que critican su manera de dirigir. Habrá que ver si estas acusaciones llegan a algún lado o, simplemente, acaban engrosando el número de habladurías que van detrás del maestro.

Deja tu comentario